Esta semana en el mercado de activos digitales, la criptomoneda Dogecoin fue uno de los temas que generaron mayor discusión en medios especializados. La que hoy ocupa el sitio 29 entre las principales criptomonedas, según datos de CoinMarketCap, operó con fuertes movimientos al alza impulsada principalmente por TikTok.

El precio de Dogecoin se disparó esta semana a su mejor nivel en dos años con la ayuda de campañas en la red social china. Por medio de los Hashtag "#dogecointiktokchallange" y "dogecointiktokchallenge", operadores retaban a usuarios a adquirir la criptomoneda y el gancho principal eran rendimientos mostrados en sus videos.

Los retos provocaron aumentos inusuales en el volumen de negociación y la volatilidad de Dogecoin. Los responsables del activo digital se vieron en la necesidad de hacer un llamado a la cordura a través de Twitter dirigido a los incautos que adquirían el token por elevados precios que no se relacionaban en nada con su rango usual.

El medio especializado Cointelegraph informó que Google Trends reportaba un creciente número en las búsquedas de métodos para comprar esta altcoin derivada de Litecoin. Este repentino crecimiento en las búsquedas coincidió con un movimiento alcista acumulado de 124% en el precio, que se registró en tan sólo dos días.

¿Qué compraron?

Dogecoin es una criptomoneda que se hizo famosa por utilizar como logo al icónico perro Doge, de la raza Shiba Inu, que desde 2013 ha sido un protagonista de diversos memes en redes sociales. Fue creada por un exingeniero de IBM, quien quería buscar una criptodivisa alternativa, que hoy es considerada por muchos una parodia.

Jackson Palmer, el hombre detrás del concepto y logo de la criptodivisa, lo ha confirmado. En múltiples ocasiones, este hombre que laboró como un experto en marketing para Adobe Systems ha explicado que Dogecoin es una broma, pero sus declaraciones no han logrado evitar que las compras eufóricas continúen.

Pump and dump

El Pump and Dump [bombear y derribar] es un método fraudulento en el que estafadores aprovechan el mercado para inflar de manera artificial el precio de un activo. Una vez que alcanza el nivel que ellos desean, lo venden en grandes cantidades para sacar rendimientos enormes a costa de otros inversionistas que los siguieron.

De este esquema fraudulento hay ejemplos históricos en mercados tradicionales, incluido Wall Street. Algunos de los más famosos han sido los de Enron, en 2001, y la compañía Park Financial Group, en 2007. Internet representa una oportunidad para repetirlo, ahora dentro del creciente y volátil mercado de las criptodivisas.

Responsabilidad del usuario

Octavio Pacheco, trader de bitcoin y experto en criptomonedas, afirmó que dentro de los parámetros del mercado estadounidense, la campaña en Tik Tok sería considerada estafa, pero destaca la responsabilidad de los usuarios que compran un activo sin conocer de qué trata o si tiene un respaldo sólido.

“Las campañas fraudulentas suceden en todos los activos. No es de gratis el dicho 'compra el rumor y vende la noticia'. Parece trillado, pero se repite constantemente en la historia: si gente que no tiene ni idea de qué trata un instrumento comienza a adquirirlo, el mercado te da una señal para salir o incluso evitarlo”, dijo.

De acuerdo con este experto, actualmente en el mercado de criptomonedas existen rumores sobre la posibilidad de que Dogecoin comience a cotizar Coinbase. Cuando un criptoactivo consigue listarse en Coinbase suele ser señal de fundamentos sólidos, explica Pacheco. “No obstante, no es algo que yo compraría”, explicó.

[email protected]