Una pequeña larga ausencia y muchas cosas sucedieron. Se hizo el mercado climático sin duda, corrieron los san Fermines y soltaron a los compradores con ellos. Luego la calma y el anuncio meteorológico indicó mejores climas y los mercados se derritieron, luego más calores y entre toros y san Fermines hemos visto cómo han caído corredores, cómo se han trenzado los toros y hasta hemos visto cómo los de miura salen al carril y se regresan. Así es el mercado climático y es justo la esencia de lo que vivimos

Buen día, buenas tardes, buenas noches. Permíteme compartir una estampa actual de lo que desde la vitrina de Chicago vemos en términos de operación de commodities varios.

En el primer orden hablemos de los energéticos, destacando un cierto grado de firmeza en el petróleo y esto básicamente después de ver algo de caída en los inventarios de gasolinas en Estados Unidos, lógicamente nada de qué preocuparse, son los tiempos de mayor consumo para los norteamericanos que pasan por la época de mayor uso de transportación terrestre del año.

El tema de la firmeza temporal del petróleo también está de la mano de lo que pudiese suceder en la próxima reunión de la OPEP con miembros e invitados, lógicamente que no esperamos grandes cosas de dicha reunión, hay malos sabores entre muchos miembros y la zona productora del Medio Oriente está muy mal acomodada.

Arabia Saudita está siendo polarizante, y está pidiendo adhesión total de sus vecinos o desencuentro, y no es broma lo anterior, la nobleza de Qatar está encontrada y los saudís están haciendo mucha presión en contra de empresas y particulares catarís. Qatar no tiene muchos amigos en la región y mucho de eso se lo puede agradecer a sí mismo por los espacios invasivos que Al Jazeera ha propagado en tierras ajenas. No podemos olvidar que los eventos en los tiempos de la primavera árabe se propagaron y patrocinaron desde la trinchera de lo mediático y Doha tuvo que ver con eso.

Los egipcios, libios, sirios y anexos no lo olvidan y ahí es donde se alinean con los saudís que definitivamente no están en buenos términos con los iraníes tampoco. La región como siempre es un polvorín y si a ello sumamos el tema de Corea del Norte y Rusia, muy rápidamente podríamos ver que al petróleo no se le puede dar por muerto, especialmente después de las caídas de precio recientes y más aún cuando finalmente parece que se ha puesto un piso con algo de autoridad.

En los energéticos hay que destacar al carbón, tras el patrocinio de Trump a los mineros , este negocio se reactivó, desafortunadamente muy marginalmente para los mineros, pero sí de manera notable para los empresarios tras estos negocios.

Más allá de lo anterior, el precio del carbón repuntó, pero eso lógicamente resulta en un incremento a la producción así que una buena y una mala para quien hace parte de dicha industria.

Pasamos a los metales, y gracias a los chinos y sus mejores estadios de crecimiento industrial, la demanda se ha mejorado para estos metales industriales, la tendencia de precio para muchos de ellos es positiva, y se encuentran operando por encima de sus promedios móviles de 100 días, cosa que a nivel técnico es una buena marca y una invitación de compra para quien gusta de operar de manera especulativa en este mercado. Para los metales preciosos no hay la misma suerte, el tema de la economía no promueve crecimiento de precios en estos mercados.

Demos paso a los commodities agrícolas que por mucho durante junio representaron la mejor relación de retorno. La premisa principal es lógicamente el clima. Estamos justo en el periodo más crítico de la evolución de los cultivos veraniegos en el hemisferio norte, y los calores y falta de agua han hecho presa de varios cultivos. En Europa los trigos y el maíz han estado estresados, lo mismo en Ucrania y Rusia, China está teniendo sequía y el maíz y su soya está en proceso mientras que en Estados Unidos, los cultivos alineados en hileras han tenido de todo. Para hacerlo fácil digamos que la volatilidad es la moneda de cambio y los pronósticos meteorológicos el mercader de la muerte. Los días de operación en la rueda de remates viven sus impulsos ligados a los cambios en los pronósticos de lluvia y temperaturas para el medio oeste norteamericano.

Pero todo tiene un punto de rompimiento y en ese sentido diremos que el trigo fue la primera señal de alarma. Trigo en el mundo hay mucho, no se está discutiendo la cantidad pero sí la calidad y esos trigos de alto mérito proteínico están siendo horneados antes de tiempo.

Las planicies del norte han padecido falta de agua y calores extremos mermando la producción de dichos cultivos, lógicamente los especuladores que estaban en el lado de lo vendido tuvieron que hacer algo al respecto y para neutralizar su exposición terminaron comprando mucho trigo generando un rally en los precios que el maíz y la soya tuvieron que seguir por añadidura. Las cosas con los trigos se estabilizaron y eso no implica que se hayan mejorado las condiciones; sin embargo, esa espuma creada en la confusión ha cedido.

Ya sabes cómo es el tema: a río revuelto ganancia de operadores y es tiempo de hacer lo propio con maíz y soya. Al maíz le quedan 10–15 días de azote climático, y a la soya poco más de un mes.

Te recomiendo no quedarte fuera ni dormirte en tus laureles, este mercado tiene mucho que dar y quitar, sin duda te recomiendo mucho administrar tus riesgos. Queda mucho aún por definir, pero más aún por especular, en esto del análisis todo mundo tiene una opinión, pero eso es fácil, la opinión y el consejo con dinero ajeno es fácil de dar.

El tema lo lleva puesto quien se lo queda, y por eso te insisto en ser precavido. Nadie sabe lo que va a pasar, por ello mi insistencia en no creer lo que te diga nadie que dice saber de mercados. Piensa que si los analistas supieran tanto como dicen, de seguro no te lo compartirían.

Ánimo.

*[email protected]