Los precios del petróleo rondaron este miércoles máximos de seis meses, tras datos que mostraron que los inventarios de crudo en Estados Unidos aumentaron a su mayor nivel desde octubre de 2017, lo que contrarrestó temores a una reducción del suministro tras los recortes al bombeo aplicados por la OPEP y por las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela e Irán.

Los futuros del referencial Brent subieron seis centavos, o un 0.08%, a 74.57 dólares el barril, por lo que se encaminan a anotar su quinta ganancia semanal consecutiva. El contrato alcanzó los 74.73 dólares el barril el martes y el miércoles, su mayor nivel desde el 1 de noviembre.

Los futuros del West Texas Intermediate (WTI), en tanto, bajaron 41 centavos, o un 0.62%, a 65.89 dólares por barril. El martes había alcanzado los 66.60 dólares, un máximo desde el 31 de octubre.

Los inventarios de petróleo de Estados Unidos aumentaron en 5.5 millones de barriles en la última semana, dijo la Administración de Información de Energía, muy por sobre las expectativas de analistas de un incremento de 1.3 millones de barriles.

Los precios del crudo para pronta entrega subieron luego de que Estados Unidos dijo el lunes que no renovaría las exenciones que le dio el año pasado a clientes de Irán para comprar crudo sin sufrir sanciones.

 El alza del precio spot ha puesto la curva forward del Brent en "backwardation", en la cual los precios para entrega futura son más baratos que los valores para pronto despacho.