La economía de China se encuentra de cara a una desaceleración, en gran medida porque los mercados globales se encuentran en crisis y dejaron de demandar productos foráneos, indica un análisis de Grupo Financiero Ve por Más (Bx+).

Edmond Kuri, analista económico de Bx+, indica en su análisis que el presidente Xi Jinping busca una modernización de China para activar la demanda de los mercados internos y el crecimiento de las provincias que no están conectadas a la costa del Mar de China.

Agrega que ello tomará tiempo, por lo que el Comité Central del Partido Comunista chino anunció que no le preocupan los indicadores de crecimiento dados a conocer recientemente.

Explicó que, a escala mundial, la pérdida de momentum de China tiene un efecto negativo, pues se incrementan los temores de una reactivación económica más gradual.

El índice chino de referencia, el Shanghai Composite, de la Bolsa de Valores de Shanghai, cayó por debajo de los 2,000 puntos por primera vez desde hace seis meses.

También cayeron todas las bolsas asiáticas, a excepción de la de Seúl.

El tipo de cambió se mantiene en 6.05 yuanes por dólar. El mercado de commodities también se encuentra a la baja.

peor crecimiento

Por su parte, un estudio de Saxo Bank refiere que el crecimiento de China se está debilitando, en un contexto en el que la restricción del crédito presiona sobre las perspectivas de este año.

En ese sentido, indica que si la desaceleración se profundiza, se pondría a prueba la voluntad de los líderes políticos, para realizar cambios estructurales en la economía de ese país.

Según estimaciones del consenso, la economía de China podría crecer a su menor ritmo en casi un cuarto de siglo este año, dado que el gasto de infraestructura y la inversión en fábricas sería menor.No todas son malas noticias. Analistas vaticinan un buen año para el cobre, pues el consumo del metal rojo por parte del mayor usuario del mundo sigue siendo vigoroso, pese a la desaceleración de la economía china y de los intentos de Beijing por restringir el acceso al crédito.

Desde fines de junio, las reservas del metal en los depósitos de la Bolsa de Metales de Londres han descendido 50% y buena parte de ese cobre se ha trasladado a China, según expertos del sector, citados por The Wall Street Journal.