El capital privado es un factor crucial que podría ayudar a detonar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas en el país, que generan 8 de cada 10 empleos en México, dijo Adalberto Palma, presidente de la Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV) al cierre del XIV Summit organizado por la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap).

“El capital privado tiene una oportunidad para apoyar a estas empresas mediante esquemas novedosos que complementan el fondeo de la banca, de manera particular el acceso al capital semilla y el capital emprendedor”, comentó.

El funcionario señaló que estas unidades comerciales por lo general enfrentan grandes retos para obtener crédito bancario.

“Uno de los sectores que ha recibido mayor atención del capital privado son las empresas que ofrecen servicios financieros, en 2018 se aprobó la ley Fintech para mejorar la innovación y dar seguridad a los consumidores”, relató.

Por su parte, el director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, estimó que la inversión inmobiliaria que se detonará en torno a las estaciones del Tren Maya será igual o superior a los recursos que se destinarán para construir el propio proyecto ferroviario.

“No hay una cifra determinada previa, pero para el negocio inmobiliario calculo que es tan importante como lo que se ha planteado para el Tren Maya que es entre 120,000 a 150,000 millones de pesos”, aseguró el funcionario.

Recordó que para desarrollar los diferentes proyectos inmobiliarios asociados a las 15 estaciones del Tren Maya, tales como centros comerciales, naves industriales, entre otros, crearán un fideicomiso para conformar reservas territoriales.

“Los negocios inmobiliarios asociados a las estaciones va a tener un largo periodo de desarrollo a partir del reordenamiento territorial que podemos generar con reservas suficiente para enfrentar el crecimiento de largo plazo del desarrollo de la región del Tren Maya”, puntualizó.

El director de Fonatur recordó que para financiar la construcción de las vías del Tren Maya se valdrán de las Asociaciones Público Privadas (APP), para lo cual se requerirá una inversión de entre 120,000 a 150,000 millones de pesos, monto del cual 90% será inversión privada y 10 pública.

Mientras que para el desarrollo de los proyectos inmobiliarios en torno a las estaciones analizan si colocarán en el mercado de valores un Fideicomiso de Inversión y Bienes Raíces (Fibra) o un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD).

Jiménez Pons aseguró que son varios inversionistas como gestores globales de activos y bancos locales como como extranjeros, que han manifestado su interés por invertir en el proyecto ferroviario.