La Comisión Federal de Electricidad (CFE) realizó la primera colocación en la actual administración, de Certificados Bursátiles (CEBURES) en la Bolsa Mexicana de Valores por un monto de 10,000 millones de pesos, lo que representa su regreso a este mercado después de dos años y cuatro meses de su última emisión. 

El monto objetivo previsto era de 5,500 millones de pesos, pero debido a la recepción del público inversionista nacional e internacional con operación en México (Afores, Fondos de Inversión, Aseguradoras, Fondos Privados, Banca Privada y Comercial, Cajas de Ahorro, entidades públicas, entre otras) se incrementó hasta el monto máximo autorizado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) por 10,000 millones de pesos.  

La emisión tuvo una suscripción de 1.57 veces. La colocación se realizó bajo el formato de vasos comunicantes con tres tramos: Tasa flotante a un plazo de dos años; tasa fija nominal a un plazo de seis años, y tasa en UDI a un periodo de ocho años. 

Según la estatal eléctrica, la aceptación de la emisión de CFE por parte de los inversionistas permitió que cada una de las emisiones se ubicara por debajo de las referencias del mercado secundario de la empresa productiva del Estado. Asimismo, permitirá tener un mejor perfil de vencimiento de su deuda en el corto, mediano y largo plazo, al evitar la concentración de amortizaciones en un solo periodo.  

La emisión forma parte del programa de refinanciamiento de la CFE correspondiente al ejercicio fiscal 2020, aprobado por su Consejo de Administración y se encuentra dentro de los límites de endeudamiento establecidos por el Congreso de la Unión para 2020. 

Los recursos de la colocación se emplearán para el pago parcial del vencimiento del CEBUR CFE10-2 por 16,500 millones de pesos emitido el 30 de noviembre de 2010, por lo que la operación no significa un incremento en los niveles de endeudamiento. Los ahorros en el costo de financiamiento permitirán incrementar el gasto de inversión de la empresa para la expansión, modernización, rehabilitación y mantenimiento de la infraestructura eléctrica que demanda la sociedad mexicana, para incrementar su nivel de activos y su capacidad de generación de ingresos. 

Las emisiones cuentan con calificación AAA en escala local, emitidas por las agencias calificadoras S&P Global Ratings y Fitch Ratings. Los agentes colocadores fueron BBVA y Scotiabank, siendo el Representante Común CI Banco.  

“Esta operación valida el buen desempeño operativo, económico y financiero de la CFE para enfrentar los retos y desafíos que representan los impactos causados por la pandemia de SARS-CoV 2”, expresó la estatal eléctrica.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg