La crisis europea parece profundizarse ante la necesidad de Grecia de un nuevo rescate financiero y ante la posibilidad de que la economía italiana presente dudas sobre su solvencia económica; aunado a esto, las señales de desaceleración en el ritmo de recuperación económica, sobre todo en EU, aminoran las perspectivas de crecimiento económico global.

Bajo este contexto y con la finalización en junio del segundo paquete de estímulos económicos (QE2) por parte de la Fed, es probable que continúe la reasignación de recursos hacia instrumentos considerados como seguros, entre ellos, los bonos del Tesoro de EU; lo que beneficiaría al mercado local de bonos M.

Además de lo anterior, la buena racha en el mercado local de bonos M, se ha visto reforzada por el descenso que presentó la inflación en la primera quincena de mayo y por el último comunicado de política monetaria, en el que Banxico mostró un tono más relajado.

De este modo, el mercado de bonos M registró un avance de 5.42% en los últimos tres meses, que ha llevado a las ganancias efectivas acumuladas en el año a 3.07%, equivalentes a una tasa anuali­zada de 7.33 por ciento.

Por otro lado, a pesar de que las tasas de rendimiento locales ya se ubican en niveles mínimos del año, aún tienen un margen amplio antes de llegar a su nivel mínimo histórico, observado en agosto del año pasado.

En cuanto a los riesgos que pudieran acotar el rally observado en los mercados de renta fija, existe la posibilidad de poner en perspectiva negativa la calificación soberana de los EU, situación que se sumaría al ya reducido margen del gobierno de ese país para estimular su economía con medidas fiscales.

En el terreno local se espera un repunte de la inflación en México para los próximos meses -aunque hasta el momento no se ha concretado– y existe la posibilidad de que la turbulencia en los mercados financieros pudiera afectar la estabilidad el tipo de cambio.

Hacia adelante, resulta importante estar atentos a las señales que pudieran mostrar los siguientes factores sobre la tendencia de las tasas de interés:

1.- El 9 de junio se dará a conocer la inflación para mayo, para la cual nuestros economistas anticipan una variación anual de 3.62%, que constituye una aceleración frente al crecimiento de 3.36% anual observado en abril.

2.- El desenvolvimiento de la inestable situación financiera en la eurozona, específicamente los casos de Grecia e Italia.

3.- La advertencia de la calificadora Moody’s, sobre un posible cambio de perspectiva a negativa, sobre la deuda soberana estadounidense.

4.- La publicación de datos económicos en Estados Unidos.

El autor de este artículo es responsable de la preparación y contenido del mismo y refleja fielmente su opinión personal. Certifica que su compensación es independiente de las opiniones aquí expresadas.