Siete sesiones después de arrancar 2021, el balance que están arrojando las grandes bolsas está resultando mucho más positivo que el cierre del 2020.

Aunque a nivel global las grandes bolsas aún cotizan, de media,  6% por debajo de los máximos previos a la pandemia, la fotografía está distorsionada por los índices europeos. El ritmo de la recuperación lo está poniendo la renta variable europea, donde las principales plazas todavía cotizan 9% por debajo de los niveles preCovid que se alcanzaron el 19 de febrero justo antes de que Italia se convirtiera en el epicentro de la pandemia.

La bolsa que peor comportamiento ha demostrado ha sido España, con el Ibex 35 aún a 20%, seguida del FTSE italiano, a 12.5 por ciento. Sólo se han recuperado el indicador de Países Bajos, que se sitúa en máximos de 20 años, y el Dax alemán, que renovó sus altos históricos la primera semana de enero y hoy está a 1% de superar esta marca.

Entre las 20 grandes economías del mundo, la crisis por el Covid-19, al menos desde el plano bursátil, ya quedó atrás en EU, Japón o Corea, donde sus índices cotizan en máximos históricos. También en máximos, aunque no históricos, el CSI 300 chino (niveles que no veía desde 2008).  Al alza acabaron el 2020, las bolsas de Indonesia, Arabia Saudita, Estambul, Brasil y México.

Desde los máximos de febrero, los índices que han subido más son Rusia y Corea ( 40%), seguidas de China y Turquía (34 y 29%).