La mayor gestora del mundo sigue moviendo y ampliando su extensa cartera de valores españoles cotizados. Applus es la última compañía en la que ha desembarcado BlackRock, con una participación del 1.32% valorada en alrededor de 15 millones de euros.

Con la operación, el gigante estadounidense se suma al nutrido grupo de inversionistas institucionales que pueblan el capital del grupo de certificaciones, como Southeastern, Threadneedle, Norges Bank (que este mes de enero también ha elevado su participación hasta el 5.11% del capital) o Fidelity.

Las compras se han producido en plena subida del valor, que desde que empezó el pasado mes de noviembre no ha dejado de avanzar desde los 8.2 hasta las puertas de los 10 euros, donde este lunes la compañía parece haber encontrado una primera resistencia a corto plazo.

BlackRock también continúa hiperactivo en BBVA. En los primeros días del año, antes de que el banco que preside Francisco González pagara un dividendo de 0.08 euros brutos por acción, aumentó su participación desde el 5% hasta el 5.76 por ciento.

La operación afianzó a BlackRock como primer accionista de la entidad con un paquete de acciones valorado a precios de mercado en algo más de 2,400 millones de euros, el mayor alcanzado hasta ese momento en el banco español.

Ahora, la gestora ha reducido ligeramente su participación hasta el 5.60% en plena corrección de BBVA en Bolsa por la debilidad de la lira turca y el peso mexicano, dos mercados que suponen más del 50% del beneficio de la entidad.

estrategias@eleconomista.mx