El precio de bitcoin, la criptomoneda más grande en valor de mercado y conocida del mundo, cayó por debajo de 4,500 dólares, lo que marca un nuevo mínimo en este año tras desplomarse más de un cuarto de su valor en menos de una semana.

La moneda digital continuó cayendo por primera vez por debajo de 5,000 dólares, ubicándose en 4,387 dólares, su nivel más bajo desde octubre del año pasado, pero además de bitcoin, otras criptomonedas también han disminuido en los últimos días.

Analistas atribuyen el último colapso del valor de la moneda a una especie de “guerra” entre los desarrolladores de bitcoins y los mineros, que no han podido ponerse de acuerdo sobre la dirección para tomar la criptomoneda, lo que ha propiciado divisiones en dos monedas diferentes.

Sobre la depreciación de las criptomonedas en general también están pesando las preocupaciones de compañías de este mercado por el mayor control regulatorio a que están siendo sujetas las monedas digitales.

La semana pasada Paragon Coin y CarrierEQ, que recaudaron fondos en 2017 a través de la criptomoneda, se vieron obligadas por la Comisión de Valores e Intercambio, regulador de Estados Unidos, a devolver los fondos a los inversores por no haber registrado sus ofertas de moneda.

Aunque las compañías acordaron pagar multas por realizar ventas de fichas sin registrarlas como ofertas de valores, las preocupaciones surgieron de inmediato entre inversores y provocó advertencias de que bitcoin podría ser un fraude que finalmente explotaría.

Año de pérdidas

En diciembre pasado, bitcoin alcanzó un máximo histórico de 19,511 dólares en operaciones altamente volátiles, pero a principios de este año cayó a 13,500 dólares y posteriormente osciló entre 6,000 y 7,000 dólares.

Este año bitcoin se ha vuelto cada vez más atractivo para los inversores institucionales, incluso los bancos centrales también han comenzado a discutir la idea de emitir sus propias monedas digitales, ya que el efectivo se usa menos y casi ha desaparecido en algunos países como Suecia y China.