Berkshire Hathaway (BRKA) (BRK-B) es el holding de inversiones liderado por Warren Buffett, el segundo hombre más rico del mundo según el ranking de la revista Forbes. Buffett construyó su fortuna en base a su extraordinario talento como inversionista, lo cual ha generado enormes ganancias para los accionistas de esta empresa a lo largo de las décadas.

Por otro lado, en la medida en que aumenta el tamaño de la compañía con el paso del tiempo, el crecimiento tiende a desacelerarse. Además, resulta más difícil encontrar alternativas de inversión que puedan superar por amplio margen al resto del mercado cuando se administra una base más amplia de activos.

El mismo Warren Buffett ha expresado públicamente que los inversionista no deberían esperar de la empresa el mismo nivel de retorno y performance que en décadas anteriores debido a las limitaciones que implica gestionar un negocio con cerca de 485,000 millones de dólares en activos.

Más allá de esto, Berkshire Hathaway es una colección diversificada de empresas de alta calidad en diferentes sectores económicos, y la solvencia financiera de la firma es excepcional. Teniendo esto en cuenta, se trata de un activo atractivo desde el punto de vista de su fortaleza y solidez.

Su principal segmento de negocios es el de seguros, el cual genera cerca de un tercio de las ganancias antes de impuestos. Tanto o más importante que esto, las operaciones de seguros juegan un rol fundamental desde el punto de vista estratégico.

Berkshire recibe los ingresos de las pólizas varios años antes de tener que realizar las erogaciones correspondientes. Esto le permite disponer de ese dinero como fondeo de bajo costo para realizar todo tipo de inversiones. Considerando el talento de Buffett para tomar decisiones en los mercados, este capital de bajo costo ha resultado enormemente rentable para los accionistas a lo largo de los años.

Industrias como transporte ferroviario, energía y servicios públicos representan una buena parte de los ingresos de la firma relacionados a industrias estables y predecibles. En general, se trata de negocios que ocupan posiciones de mercado cuasi monopólicas, que se benefician además de ventajas de escala y altos requerimientos de capital, lo que mantiene a la competencia bajo control.

Esto implica flujos de caja recurrentes y predecibles para Berkshire Hathaway, lo cual reduce los riesgos ante vaivenes en el ciclo económico.

Warren Buffett nació en agosto de 1930, es decir que su edad actual es de 84 años. Si bien goza de muy buena salud, tanto física como mental, la sucesión al mando de Berkshire Hathaway es un tema claramente relevante considerando lo que significa reemplazar a alguien como Buffett.

El magnate ocupa actualmente tres cargos en la empresa: presidente de la junta de accionistas, CEO y Chief Investment Officer. Su hijo, Howard Buffett, ocupará el lugar de presidente de la junta en el futuro, mientras que Todd Combs y Ted Weschler liderarán el proceso de toma de decisiones en el área de inversiones. Al respecto, resulta reconfortante saber que Combs y Weschler están teniendo un éxito considerable en cuanto a su gestión de activos en Berkshire Hathaway.

El rol del CEO no ha sido establecido públicamente, aunque muchos analistas especulan con que Ajit Jain, quien actualmente dirige con solvencia el segmento de seguros, estará a cargo de esa posición.

Las acciones clase B de Berkshire Hathaway mantuvieron un rango lateral con soporte en los 125 dólares por acción y resistencia en niveles de 130 por unidad durante los meses de mayo y agosto de 2014. El quiebre alcista consolidó la tendencia ascendente de mediano plazo, la cual se encuentra en plena vigencia.

El activo se encuentra en niveles cercanos a sus máximos históricos, en la zona de los 150 dólares. Un quiebre por encima de los 152 por acción implicaría un nuevo récord de precios para Berkshire Hathaway, dejando el camino despejado para subas posteriores.

La zona de 142 dólares funcionó como resistencia en el mes de agosto, y podría entonces actuar como soporte en caso de un ajuste bajista. Por debajo de ese nivel, el área de 136.4 ha funcionado como soporte durante agosto y octubre, y por lo tanto, representa un segundo soporte de interés a mediano plazo.

En caso de quiebre bajista, pueden identificarse nuevos niveles de soporte en el rango comprendido entre 130 y 132 dólares por acción. Esta zona incluye tanto el soporte del mes de octubre como la resistencia del rango lateral superado en agosto.

Berkshire Hathaway cotiza a un ratio precio/ganancias de 17 veces los resultados del último año, una valuación que está en línea con el promedio de las acciones del índice S&P 500, cerca de 18.4. Considerando la calidad de sus activos y su fortaleza financiera, esta valuación resulta moderada.

Tenemos un valor estimado de 180 dólares por acción y recomendamos la utilización de stop loss por debajo de los 130.

[email protected]