El Banco Mundial (BM) dijo el miércoles que no puede ayudar a la implementación del bitcoin en El Salvador debido a deficiencias medioambientales y de transparencia.

El miércoles, el ministro de Hacienda salvadoreño, Alejandro Zelaya, dijo que el país centroamericano había solicitado asistencia técnica al BM en su intento de utilizar el bitcoin como moneda de curso legal paralelo al dólar estadounidense, que ha usado durante las últimas dos décadas.

Estamos comprometidos a ayudar a El Salvador de muchas maneras, incluyendo transparencia monetaria y procesos de regulación", dijo un portavoz del BM vía correo electrónico.

"Si bien el Gobierno se dirigió a nosotros para solicitar asistencia sobre el bitcoin, esto no es algo que el Banco Mundial pueda apoyar dadas las deficiencias medioambientales y de transparencia", añadió.

Casa Presidencial de El Salvador no respondió de inmediato a una solicitud de Reuters sobre la decisión del BM de no apoyar la implementación del bitcoin en el país centroamericano.

Zelaya dijo también que las negociaciones en curso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener un programa de apoyo por unos 1,000 millones de dólares han sido exitosas. Sin embargo, el organismo internacional ha señalado que ve algunos problemas legales y económicos en la adopción de bitcoin.

El ministro aseguró que el FMI "no está en contra" de la implementación del bitcoin. El organismo no respondió a una solicitud de comentarios.

Inversionistas han exigido recientemente primas más altas para mantener deuda salvadoreña debido a la creciente preocupación por la concreción del acuerdo con el FMI, que es clave para solucionar las deficiencias presupuestarias hasta 2023.

"No hay una vía rápida para una solución sobre un programa del FMI e incluso hay incertidumbre sobre si la propuesta de bitcóin es compatible con las relaciones diplomáticas de Estados Unidos (o) multilaterales", dijo Siobhan Morden, jefa de estrategia de renta fija para América Latina de Amherst Pierpont Securities en Nueva York.

El Salvador se convirtió este mes en la primera nación del mundo en adoptar el bitcoin como moneda de uso legal y el presidente Nayib Bukele ha destacado el potencial de la criptomoneda como moneda de remesas para los salvadoreños en el extranjero.

Este mes, Bukele también se retiró de un acuerdo anticorrupción con la Organización de Estados Americanos, OEA, lo que consternó al gobierno estadounidense, ya que Washington busca frenar la corrupción en Centroamérica como parte de su política de inmigración.

"El reconocimiento de una prima de riesgo 'Bukele' probablemente ha hecho algún daño permanente al sentimiento de los inversores", dijo Morden en su nota a clientes.

Sin embargo, el mercado puede estar centrándose demasiado en los titulares y no lo suficiente en la posibilidad de un acuerdo con el FMI, según Shamaila Khan, jefa de estrategias de deuda de los mercados emergentes en AllianceBernstein en Nueva York.

"Es importante para El Salvador conseguir el programa del FMI. Si lo perdieran, no tendrían las conversaciones", dijo. "Nuestra opinión es que hay demasiado riesgo a estos niveles", añadió.

kg