En enero, el Índice IBEX 35 Bancos cayó 6.88% en la Bolsa de valores de Madrid, después de una temporada de resultados trimestrales decepcionantes. El sector ve ya muy de cerca los mínimos de los últimos cinco años.

Tras el histórico desplome del viernes y el rebote insuficiente del lunes, Banco Sabadell se ubica en el fondo del sector y del IBEX 35, con una caída de 21% en lo que va del 2020.

También de doble dígito son los descensos de Bankia, cuya cotización estaba muy deprimida ya antes de la publicación de sus resultados. La caída de Bankinter también supera ya 10%, mientras que Santander, BBVA y CaixaBank ceden entre 4 y 6 por ciento.

Un parte de guerra desolador para un sector que ha cambiado radicalmente el guión de los dos últimos años. Tanto en el 2018 como en el 2019, el IBEX 35 Bancos subió en enero 9.1 y 5.3%, hasta 819 y 563 puntos.

Hoy el índice bancario no va más allá de 483 puntos, en una demostración de hasta qué punto se han deteriorado las expectativas de los inversionistas en el actual escenario de tasas de interés.

Fuentes bursátiles aseguran que son los inversionistas más especulativos los que están llevando la voz cantante en Bolsa, lo que explica la extraordinaria volatilidad de los precios.

A la espera de una lectura más sosegada de las cuentas del 2019, los analistas están dictando sentencia a toda velocidad en la banca española. La peor parte es para Banco Sabadell, que ha recibido una catarata de rebajas de recomendaciones y de precios objetivos tras las débiles previsiones para el 2020.