El volumen de operación en el mercado de valores mexicano ha caído alrededor de 33% entre enero y julio de este año, en comparación con el mismo periodo del 2018, debido a la incertidumbre en el mercado local e internacional, dijo Luis René Ramón.

El director de Planeación Financiera y Relación con Inversionistas del Grupo Bolsa Mexicana de Valores explicó que actualmente el monto operado en el mercado asciende a 12,000 millones de pesos en promedio al día, cuando en el mismo periodo del año pasado el monto alcanzaba alrededor de 18,000 millones de pesos, justo cuando México se preparaba para una elección presidencial.

“Este año, la operación en el mercado ha estado baja, comparado contra el 2018, que fue un periodo de elecciones. En los primeros seis meses hubo mucha operación, había incertidumbre por el tema electoral y en este 2019 hemos visto poca rotación por la incertidumbre en el mercado no sólo en México, sino a nivel global”, expresó el directivo en una presentación durante el foro In-Formando al Mercado.

“Hay incertidumbre en el mercado, no está saliendo dinero en el país, todo el mundo está sentando y no está habiendo operación”, agregó.

Cautela

Heriberto Sandoval, asesor independiente de inversiones, coincidió en que la incertidumbre ha provocado que los inversionistas comiencen a sacar sus posiciones de renta variable.

“No hay mucha oferta y también hay cautela por parte de los inversionistas para colocar su capital en renta variable, por eso se ha contraído el volumen en el mercado”, puntualizó. La incertidumbre que acecha a los mercados está siendo generada por temas internos, como la debilidad en la economía del país, así como por las maneras en que el gobierno federal está tomando decisiones políticas y económicas, lo cual afecta la confianza de los inversionistas. También los problemas externos, como la guerra comercial entre Estados Unidos y China, están impactando. Sandoval dijo, además, que las altas tasas de interés (el referencial se ubica en 8.25%) han influido en la contracción en el mercado de renta variable, puesto que los inversionistas prefieren poner su capital en el mercado de deuda que es un activo con muy bajo riesgo.

Anticipó que la tendencia a la baja del mercado de accionario seguirá ante la ausencia de catalizadores, al menos en el corto plazo, mientras que los inversionistas esperan conocer el contenido del Presupuesto de Egresos de la Federación y el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos.

Es menor el monto recaudado en estructurados

Ante la clara falta de certeza para las inversiones y desaceleración económica, el financiamiento a través de los llamados instrumentos estructurados —CKDs y Cerpis— ha sufrido un revés en lo que va de este año, en el mercado bursátil mexicano.

El monto recaudado cayó 44% entre enero y la primera semana de agosto de este año, en comparación con el mismo periodo del 2018.

Durante estos meses hubo ocho colocaciones que, en conjunto, sumaron una recaudación de 6,386 millones de pesos. En igual lapso del 2018, el monto llegó a 11,442 millones de pesos a través de 13 ofertas.

Sin embargo, las solicitudes siguen sumándose, tanto en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) como en la Bolsa Institucional de Valores (Biva).

En fila

En diferentes etapas de preparación hay más de 30 Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs) y Certificados de Proyectos de Inversión (Cerpis).

El consejero independiente del Comité de Inversión de la firma Finvel, Ricardo Rangel, explicó que la falta de certeza en las inversiones y la caída en el gasto público han incidido en el bajo ritmo de colocaciones, durante este año, en estos instrumentos, que se caracterizan por financiar proyectos de los sectores infraestructura, energía y bienes raíces, entre otros.

“La carencia de inversión en ciertos proyectos como de infraestructura y en ciertas regiones como en el sureste de la República Mexicana, así como la falta de certeza en el gasto público complican el entorno para detonar los proyectos”, expuso Rangel.

“Los proyectos de infraestructura están muy relacionados con la construcción, y si observamos, la Inversión Fija Bruta cayó 3.2% entre enero y mayo pasado, y uno de los componentes que es la construcción tuvo un desempeño negativo en 2.5% en el mismo periodo, lo que refleja que el gasto público es insuficiente”, añadió.

Agregó que hay proyectos que requieren de financiamiento, pero al final los inversionistas y los emisores “están a expensas de las decisiones del gobierno federal”.

Anteriormente, el portafolio manager alternative investments de Afore Citibanamex, Eduardo Ovejas, explicó que otra de las razones por la cual se ha visto un freno en la emisión de CKDs y Cerpis a lo largo de este año es porque las afores están a la espera de nuevas reglas en su régimen de inversión, las cuales se analizan en el Congreso de la Unión.

“Sí hay un freno en la emisión de estos valores, pero no ha sido por falta de apetito, sino por la responsabilidad de entender cómo va a afectar al resto de nuestra cartera de inversión este cambio (en la Ley del SAR)”, dijo en su momento Ovejas.

Los CKDs y Cerpis financian proyectos de muy largo plazo en distintos sectores como infraestructura, bienes raíces, energía y capital privado. Los principales inversionistas son institucionales, tipo fondos de pensiones y aseguradoras.

Una diferenciación entre ambos instrumentos es que los Cerpis tienen la flexibilidad de invertir al menos 95% de los recursos fuera de México.

De enero a la primera semana de agosto, el monto financiado mediante la emisión de dos CKDs y cuatro Cerpis fue de 5,531 millones de pesos en la BMV. Mientras que en Biva se registraron la colocación de un CKD y un Cerpi por un monto conjunto de 855 millones de pesos.

La más reciente colocación en este mercado de instrumentos estructurados ocurrió este viernes en la Biva. El fondo de capital privado Lexington Partners emitió un Cerpi por el equivalente a 492 millones de pesos, que usará para adquirir participaciones en fondos de capital privado.

[email protected]