Alpek, la petroquímica subsidiaria de Alfa, alista la emisión de deuda por 600 millones de dólares, con vencimiento al 2031. Los recursos que capte serán para refinanciar su deuda existente.

S&P Global Ratings consideró que la operación no representa un aumento en la deuda de la estructura de capital de Alpek, sino que le servirá para ampliar el perfil de vencimientos a un plazo promedio de siete años contra los actuales 4.4 años, moviendo al 2029 y 2031 sus promesas de pago más relevantes.

Alpek cerró el 2020 con una deuda neta de 1,185 millones de dólares, monto que significó una disminución de 49 millones de dólares entre octubre a diciembre. Bajo estos niveles, la deuda neta a EBITDA se situó en 2.1x (veces).

“Esperamos que la compañía mantenga su política financiera prudente y conservadora en cuanto a apalancamiento, con un índice de deuda a EBITDA ajustado entre 2.0x y 2.5x, mientras mantiene una sólida posición de liquidez”, opinó la calificadora de riesgo crediticio S&P Global Ratings.

Por ello, la firma le asignó la calificación de ‘BB+’ a la emisión propuesta de Alpek, nota que refuerza la prospectiva de que no hay “riesgo de subordinación significativo en su estructura de capital”, ya que la deuda a nivel de las subsidiarias representa aproximadamente el 5% de la deuda total de la compañía.

Recomprará bonos

El martes por la tarde, la emisora informó que inició una oferta pública de recompra en efectivo para sus bonos senior con tasa de 4.5% y vencimiento en 2022, a un precio equivalente a 1,067.90 dólares por cada 1,000 dólares del principal de los papeles propiamente ofrecidos y no retirados.

La oferta de adquisición terminará el próximo 23 de febrero.

S&P Global Ratings consideró que en este entorno de crisis sanitaria el desempeño de Alpek ha sido resiliente porque el uso final de los productos de PET-PTA están orientados a las industrias de bienes de consumo, alimentos y bebidas que han registrado una mayor demanda durante la pandemia.

judith.santiago@eleconomista.mx