Los grupos aeroportuarios siguen registrando una gradual recuperación en el tráfico de pasajeros que los acercan a los niveles previos a la pandemia y aunque la variante Delta de Covid-19 representa un nuevo riesgo, se descarta que cause fuertes afectaciones o caídas similares a las vistas en el 2020.

Estas empresas se vieron muy afectadas el año pasado por la crisis sanitaria, reflejándose el efecto en los niveles de tráfico, que llegaron a caer alrededor de 50 por ciento. Sin embargo, los grupos aeroportuarios proyectan que en el corto plazo el tráfico continúe con una lenta recuperación, a medida que los países avanzan gradualmente en sus campañas de vacunación.

“Seguimos siendo cautelosamente optimistas sobre la demanda mundial de viajes y esperamos que el tráfico alcance el récord de 12 meses que logramos en febrero de 2020 dentro de ocho a 16 meses a partir de ahora”, dijo el director general de Asur, Adolfo Castro, en su conferencia con analistas.

Indicó que los viajes de negocios son los que tardarán más en recuperarse. Particularmente, los aeropuertos mexicanos de Mérida, Veracruz y Villahermosa, así como el de Rionegro en Colombia, lo resentirán.

Advirtió: “No vamos a viajar igual que antes de la pandemia. Habrá un efecto permanente en esta actividad".

En este sentido dijo que es posible que los viajes de negocios caigan entre 10% y 20 por ciento.

Los directivos de OMA mantienen perspectivas similares. El director de Administración y Finanzas, Ruffo Pérez Pliego, espera a finales de año un repunte en los viajes corporativos, impulsado por la mejora en las condiciones económicas. “En este momento, creemos que alcanzaremos los niveles de 2019 a principios de 2023”.

“Vemos un aumento de los niveles de alerta de las autoridades sanitarias. Pero esperamos que no haya medidas de confinamiento estrictas como las del 2020. Esperamos seguir viendo más movilidad en los próximos meses. El programa de vacunación en México está en marcha. Gana velocidad”, agregó.

“Creemos que la mejora en las coberturas de vacunación nos permitirá continuar con la recuperación del tráfico durante los próximos meses, y no prevemos condiciones como las que vivimos el año pasado”, dijo.

Incluso, informó que se ha registrado un “buen desempeño en este verano” en los aeropuertos que administran, independientemente del aumento de los niveles de alerta sanitaria, impulsado principalmente por viajes de ocio domésticos.

Por su parte, el director general de GAP, Raúl Revueltas, dijo que en los últimos meses hubo un aumento significativo en el número de viajeros mexicanos a Estados Unidos para ponerse la vacuna contra el Covid-19, esto ayudó a la fuerte recuperación del aeropuerto de Tijuana.

En su opinión, la recuperación total en sus operaciones se estima será para el 2023, aunque no será igual para cada uno de los aeropuertos.

Puso como ejemplo el caso de Tijuana o Morelia, que se han recuperado por completo.

Dijo que el próximo año algunos de sus aeropuertos se recuperarán al 100 por ciento y para el 2023, otras terminales aéreas que están mostrando algún tipo de falta de recuperación relacionada con los viajeros de negocios, como es el caso de la terminal de Guadalajara, se recuperarán por completo.

Sigue la recuperación en julio

En julio, Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP) y Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur) informaron importantes avances en la movilidad de los pasajeros que los acercan a los niveles observados en igual mes del 2019. En contrasentido, Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA) se encuentra un poco más rezagado que sus pares.

En julio el tráfico de pasajeros de los 14 aeropuertos administrados por GAP cayó 2.1% comparado con julio de 2019, cuando todavía no había sido impactado por la pandemia. Pero al compararse con julio del 2020,creció 159.6 por ciento.

Asur anunció que el total de pasajeros movilizados en julio, en las nueve terminales aéreas que opera, fue de 5.2 millones de pasajeros (339.5% más en el periodo de comparación), aunque se mantiene 1.5% por debajo que igual mes de 2019.

OMA informó que en julio sus niveles de movilidad en los 13 aeropuertos que administra están todavía 13.9% por debajo del 2019, aunque tuvieron un crecimiento de 215.6% en el mismo periodo del año pasado.

Los analistas consideran que los resultados entregados en julio de 2021, que reflejan alzas de triple dígito en el tráfico consolidado para los 36 aeropuertos que tienen bajo operación estos tres grupos aeroportuarios, es resultado de una baja base de comparación, aunado a un mejor desempeño en la demanda de viajes.

En opinión de José Espitia, subdirector Análisis Bursátil en Banorte, estos mejores niveles de tráfico aeroportuario “refuerza la expectativa de una sólida recuperación, mientras la atención sigue en la evolución de las medidas restrictivas de otros países, ante el alza de contagios por la variante Delta del coronavirus, aunque pareciera que hasta el momento no ha habido mayor afectación y conforme avanza el proceso de vacunación”.

Giovanni Bisogno, analista en Invex Casa de Bolsa, no descarta que la variante Delta frene la recuperación del sector, ante la mayor percepción de miedo a contagiarse en un avión, aunque, no prevé que vuelvan a registrarse las caídas de inicios de la pandemia.

judith.santiago@eleconomista.mx