Una vez realizada la reestructuración financiera que otorgó un balón de oxígeno clave para la compañía, Abengoa afronta ahora la reestructuración de su cotización.

El proceso se realizará, como es habitual, en la Bolsa española, mediante la agrupación de acciones.

A finales de la semana pasada, ArcelorMittal completó su contrasplit. Bankia ha confirmado que ejecutará el previsto en sus acciones el próximo 5 de junio.

El fin de semana Sniace avanzó que en un mes la junta propondrá otra agrupación de acciones. Y sin apenas tregua, en la jornada de hoy Abengoa ha confirmado que también propondrá un contrasplit en la junta programada para el 30 de junio.

Debido al número de acciones que entraron en circulación hace dos meses con motivo de la reestructuración financiera, la proporción del contrasplit será de un título nuevo por cada 100 antiguos. En concreto, la junta de accionistas del 30 de junio someterá a votación la propuesta de convertir 100 acciones clase A actuales de 0.02 de valor nominal cada una de ellas en una nueva acción clase A de 2 euros de valor nominal, una medida que supondría elevar el valor nominal de las acciones clase A en 1.98 euros, desde los 0.02 actuales hasta los 2 euros.

Un paso similar se adoptaría en las acciones clase B: 100 acciones clase B actuales de 0.002 de valor nominal cada una de ellas se convertirían en una nueva acción clase B de 0.02 euros de valor nominal, aumentando el valor nominal de las acciones clase B en 0.0198 euros, desde los 0.0002 actuales hasta los 0.02.

El contrasplit se traduciría en un salto de las acciones clase A desde los 0.040 euros con los que cerró hasta los 4 euros, y desde los 0.015 euros en las clase B hasta los 1.5 euros. La agrupación de acciones suele favorecer una menor volatilidad en el valor y un menor peso de los inversores más especulativos, atraídos por los valores centimeros , con un precio de lo más bajo posible, con los que aprovechar en mayor medida cualquier cambio.