Lima. En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, los peruanos acudieron a las urnas para elegir entre el candidato socialista Pedro Castillo y la derechista Keiko Fujimori, quienes, hasta el cierre de la edición, se mantenían en un empate técnico.

Una encuesta a boca de urna de la empresa Ipsos para el periódico El Comercio, daba al profesor de primaria Pedro Castillo una ligera ventaja con 50.2% de los sufragios, mientras que Keiko Fujimori,obtendría 49.8 por ciento.

Los encuestadores dicen que los votantes indecisos y los peruanos que viven en el exterior podrían definir la elección. Los peruanos en el exterior constituyen casi el 4% de los 25 millones del padrón electoral. Solo el 0.8% votó en la primera ronda de abril, cuando los bloqueos de Covid-19 eran algo común.

"Es un empate técnico, sumamente apretado", dijo el presidente ejecutivo de Ipsos Perú, Alfredo Torres.

"Hay que mantener la calma, hay que ser prudentes. Llamo a la más amplia cordura, lo que hemos escuchado no es nada oficial", dijo Castillo, de 51 años, al hablar con un altavoz ante centenares de partidarios congregados delante del local de su partido en el pueblo de Tacabamba.

Otros sondeos preliminares daban la victoria a la hija del expresidente Alberto Fujimori por la mínima. La confusión comenzaba a aturdir al electorado.

"Los resultados son falsos, todo ha estado planeado para que Keiko gane y a la mala", declaró a la AFP Lely Sallaverry, ama de casa de 42 años, afuera del local.

La candidata de 46 años no comentó el sondeo preliminar, y una fuente de su entorno dijo que solo hablará después de que se divulguen los primeros resultados oficiales. Pero Keiko, miembros de su familia y colaboradores se abrazaron al difundirse el sondeo, según imágenes divulgada por el canal estatal TV Perú.

Por su parte, Castillo salió frente a sus seguidores a pedir calma.

“Pueblo sabio”

“Quiero saludar al pueblo peruano por su lealtad, por esta gesta democrática, por el respaldo y también decirles que hay que mantener la calma, hay que ser prudentes. El pueblo es sabio, sabe lo que hace, es inteligente. Compañeros, hermanos, queridos compatriotas que están al interior del país, llamo a la más amplia cordura, lo que hemos escuchado no es nada oficial”, dijo en Tacabamba, Cajamarca.

Castillo, un profesor de primaria de 51 años que propone reescribir la Constitución de Perú para fortalecer el papel del Estado en la economía, se ha convertido en la sorpresa de la elección y su ascenso ha puesto nerviosos a los inversionistas y las elites más acomodadas del país minero.

Los comicios más polarizados en décadas en el país siguen a una tormenta política con cuatro presidentes en cinco años, protestas y múltiples denuncias de corrupción contra políticos.

Fujimori, de 46 años, promete mantener el modelo de libre mercado en su tercer intento por llegar al poder y convertirse en la primera mujer presidenta de Perú.

Más de 25 millones de peruanos estuvieron habilitados para elegir al sucesor del presidente Francisco Sagasti en Palacio de Gobierno.