Ankara. Turquía anunció que suspendía sus relaciones al más alto nivel con Holanda y bloqueaba el regreso de su embajador a Ankara en medio del recrudecimiento de la crisis diplomática en torno a los mítines en Europa sobre el referéndum turco.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó al mismo tiempo a la canciller alemana, Angela Merkel, de apoyar a terroristas .

De inmediato, la canciller alemana, a través de su vocero, Steffen Seibert, condenó las palabras del mandatario turco, dijo que son aberrantes las acusaciones. La canciller no tiene intención de participar en un concurso de provocaciones .

Alemania y Holanda están en el punto de mira de Ankara tras haber bloqueado a varios ministros turcos para que no participaran en concentraciones electorales sobre el referéndum del 16 de abril que busca reforzar el poder de Erdogan.

Después calificar de nazis a los dirigentes holandeses, Ankara empezó a revelar el lunes por la noche medidas concretas.

Hasta que Holanda no repare los daños que ha causado, las relaciones al más alto nivel y las reuniones previstas a nivel ministerial y a alto nivel quedan suspendidas , anunció el vice primer ministro Numan Kurtulmus tras una reunión del consejo de ministros.

Asimismo, afirmó que ha sido decidido que hasta que las condiciones que hemos puesto no se cumplan, el embajador holandés no estará autorizado a regresar .

El embajador de Holanda, Kees Cornelis van Rij, se encuentra actualmente fuera de Turquía, y es el encargado de negocios el que gestiona los asuntos.

Amonestaciones diplomáticas

Por la mañana, antes de que Turquía avisara la suspensión de relaciones, el Ministerio de Exteriores había convocado a un alto diplomático holandés en el país para protestar formalmente por el trato ofrecido a una ministra en su país durante el fin de semana (cuando Holanda sacó de su territorio a la ministra turca de la Familia), además de por lo que consideró un uso desproporcionado de la fuerza contra manifestantes en una protesta.

Daan Feddo Huisinga, encargado de negocios de la embajada de Holanda, fue llamado al ministerio, donde un alto cargo le entregó dos notas oficiales de protesta.

El primer documento protestó por el trato a la ministra de Políticas Familiares y Sociales, Fatma Betul Sayan Kaya, que fue escoltada hasta la frontera con Alemania luego de ingresar a Holanda en coche desde ese país para intentar asistir a un mitin en favor del Sí en un referéndum para ampliar los poderes del presidente, que se celebrará en abril.

El Ministerio de Exteriores turco condenó lo que calificó de prácticas contrarias a las convenciones internacionales, a la cortesía diplomática y a la inmunidad diplomática y pidió una disculpa por escrito de las autoridades holandesas, señaló su comunicado. Con la segunda nota se quejó del trato recibido por los ciudadanos turcos congregados ante el consulado del país en Rotterdam, detallando que se empleó una fuerza desproporcionada contra personas que ejercían su derecho a concentraciones pacíficas .