El presidente Donald Trump alabó la decisión de un juez federal que ratifica que el presidente estadounidense tiene la autoridad para poner fin al programa que eximía de la deportación a miles de “inmigrantes traídos al país ilegalmente cuando eran niños, conocidos como dreamers”.

Sin embargo, la decisión emitida el lunes por un juez en Maryland no altera la obstrucción a nivel nacional promulgada por un juez federal en San Francisco. Esa decisión anterior le obliga al gobierno seguir emitiendo permisos de trabajo para los inmigrantes cobijados por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Deferred Action for Childhood Arrivals, DACA por sus sigla en inglés).

Trump había fijado el lunes como el plazo final para la vigencia del programa.

El mandatario tuiteó ayer: “Juez federal en Maryland acaba de fallar que ‘el presidente Trump tiene la autoridad para poner fin a DACA’. El presidente Obama tuvo ocho años para arreglar este problema y no lo hizo. Sigo esperando a los demócratas, que están eludiendo el problema”.

En tanto, el Departamento de Justicia anunció que demandará al estado de California por tres leyes santuario que limitan la cooperación de las policías locales con las autoridades federales, alegando que interfieren con sus labores de inmigración, según dieron a conocer este martes funcionarios de esa dependencia.