El secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, afirmó desde Turquía que la suerte del presidente Bashar al Asad depende del pueblo sirio, en la primera toma de posición pública al respecto de la nueva administración estadounidense.

La visita del responsable estadounidense se centró fundamentalmente en la situación en Siria, un día después de que el gobierno turco anunciara el final de la operación Escudo del Éufrates, lanzada en el país vecino en guerra en agosto pasado.

A largo plazo, la suerte del presidente Al Asad será decidida por el pueblo sirio , declaró Tillerson en una rueda de prensa conjunta con su homólogo turco, Mevlüt Cavusoglu.

Hasta ahora, la administración Trump había dado señales ambiguas sobre su implicación en los esfuerzos diplomáticos para tratar de resolver una guerra, que ya ha dejado más de 320,000 muertos.

El conflicto, que acaba de entrar en su séptimo año, también ha provocado la huida de más de 5 millones de personas del país, según nuevas cifras publicadas este jueves por la Agencia de la ONU para los refugiados.

La oposición reclama la salida de Al Asad, en la misma línea mantenida por la administración de Barack Obama durante mucho tiempo, antes de moderar su postura y dejar de hacer llamamientos directos en este sentido.

Las declaraciones de Tillerson este jueves contradicen la posición expresada por la representante de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, y por el vocero del Departamento de Estado, Mark Toner, que hace pocos días aseguró que Al Asad no podía formar parte del futuro político de Siria.

El dilema kurdo

Estados Unidos y Turquía no pudieron ponerse acuerdo sobre el papel de los kurdos en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI), aunque Rex Tillerson afirmó que ambas partes están estudiando una serie de opciones y alternativas .

Mientras Estados Unidos prepara un operativo para retomar Raqqa, ciudad que el EI considera su capital en Siria, Estados Unidos y Turquía no se ponen de acuerdo sobre quién debe combatir. Turquía quiere que Estados Unidos se pliegue a sus fuerzas militares y otras afines en Siria, pero Estados Unidos ha estado respaldando a combatientes curdos sirios que han probado ser la fuerza terrestre más efectiva en contra del EI.

Déjenme ser muy franco: Éstas no son decisiones fáciles , dijo Tillerson en Ankara. Son decisiones difíciles que tienen que tomarse .

Las autoridades turcas consideran que la fuerza kurda siria, conocida como YPG, es un grupo terrorista que amenaza la seguridad de Turquía.

Estados Unidos no ha anunciado formalmente una decisión sobre quién participará en la lucha por Raqqa. Sin embrago, se espera que EU no retire apoyo a los kurdos.