Residentes de la zona en el noroeste de Irán, afectada por dos sismos poderosos, describen lapsos de terror y pánico en el momento en que el suelo se sacudió. Cuando la cifra de muertos ascendió a más de 250, los equipos de rescate suspendieron los trabajos de búsqueda de sobrevivientes y centraron su atención en cuidar a las 16,000 personas que quedaron sin hogar.

Por lo menos 20 aldeas fueron totalmente destruidas debido a los terremotos del sábado, a los que siguieron unas 36 réplicas, informó la televisora estatal.

Ahmad Reza Shajiei, un alto funcionario del gobierno a cargo de las operaciones de rescate, dijo que más de 5,000 tiendas de campaña se armaron para albergar a los miles de desplazados que pasaron las noches a la intemperie y más de 1,100 rescatistas realizaron labores.

El momento del terremoto fue como si una serpiente mordiera desde bajo tierra. Fue la peor experiencia de mi vida , relató Morteza Javid, residente de Ahar de 47 años . Las paredes temblaban y se movían de lado a lado. Tomó cerca de un minuto antes de que pudiera salir corriendo de la casa , expresó. Segundos antes del terremoto, los cuervos estaban haciendo mucho ruido, pero yo no entendía por qué. Fue sólo después del terremoto que me enteré de que los cuervos nos estaban advirtiendo . Javid agregó que durante la noche llevó a más de una docena de heridos a hospitales.

La agencia semioficial de noticias Mehr informó que la cifra oficial de fallecidos llegó a 277. La televisión estatal, por su parte, detalló que se han distribuido en la zona afectada 44,000 paquetes de alimentos y miles de mantas.

En Washington, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca envió un mensaje de solidaridad con las víctimas. Nuestros pensamientos están con las familias de aquellos que se perdieron y deseamos a los heridos una pronta recuperación. Estamos listos para ofrecer ayuda en este difícil momento .

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que primer el sismo ocurrido el sábado tuvo una magnitud de 6.4 grados. La televisora estatal citó al presidente del Comité de Crisis local, Khalil Saei, diciendo que el epicentro se situó a una región entre las ciudades de Ahar y

Haris, a unos 600 kilómetros al noroeste de la capital, Teherán.

El segundo sismo tuvo una magnitud de 6.3 y golpeó 11 minutos más tarde; su epicentro se situó a 50 kilómetros al noreste de Tabriz. Los temblores afectaron a las ciudades de Ahar, Haris y Varzaqan, al este de la provincia de Azerbaiyán. Además de las 20 aldeas destruidas, más de 130 comunidades sufrieron graves daños, informó el medio oficial del Estado.

Irán está ubicado en fallas sísmicas y es propenso a los terremotos. Se experimenta por lo menos un temblor todos los días, aunque la mayoría son tan pequeños que pasan desapercibidos.

En el 2003, unas 26,000 personas murieron por un sismo de magnitud 6.6 grados que arrasó el sureste de la ciudad histórica de Bam.