Hace diez años, la National Public Radio (NPR) abrió un segmento de noticias con unas palabras sobre un hombre poco conocido. Mike Yurosek, un granjero de zanahoria de California, había fallecido a principios de ese año. El homenaje fue corto no duró más de 30 segundos , pero para muchos radioescuchas, debe haber sido revelador.

Él inventó estas cosas , dijo Stephen Miller, entonces escritor de obituarios en el New York Sun, sosteniendo una bolsa de zanahorias bebé. No mucha gente sabe que las zanahorias bebé no crecen de esta manera .

Hay pequeñas zanahorias que los restaurantes engreídos sirven como aperitivos o junto a platos principales que brotan de la tierra. Pero ésas parecen versiones en miniatura de la verdura más grande. Los tubos lisos, del tamaño de un snack, que han llegado a definir el consumo de zanahoria en los Estados Unidos son algo diferente. Éstas son molidas, esculpidas de las sucias cosas ásperas que llamamos zanahorias, y sirven como ejemplo, aunque tal vez no uno terriblemente grave, de cuán desconectados estamos de la producción de nuestra comida.

NOTICIA: Rezaian, libre al fin

La mayoría de los consumidores no tienen idea de lo que están comiendo o cómo se produce , dijo David Just, profesor de Economía del comportamiento en Cornell, que estudia la elección de alimentos de consumo. Hay un montón de gente que honestamente cree que hay agricultores de zanahoria bebé que cosechan estas zanahorias pequeñas que aparecen fuera de la tierra y son perfectamente convenientes y suaves .

Es difícil exagerar la ingenuidad de la zanahoria bebé, una de las innovaciones más sencillas y, sin embargo, más influyentes en la historia de las verduras. Las pequeñas esculturas de zanahoria no sólo revivieron una industria que luchaba por sobrevivir, sino que también ayudaron a reducir los residuos en las granjas y vender verduras llenas de vitamina A en los supermercados.

La zanahoria bebé, como tantos inventos, nació por necesidad. En la década de 1980, el negocio de zanahoria estaba estancado. Las estaciones de crecimiento eran largas y más de la mitad de lo que producían los agricultores era feo y no apto para los estantes de las tiendas. Pero en 1986, Yurosek, buscando una manera de hacer uso de todas las zanahorias deformes, intentó algo nuevo. En lugar de tirarlas, las esculpió en algo más aceptable. Al principio, Yurosek utilizó un pelador de papas, que no acababa de funcionar porque el proceso era demasiado laborioso. Pero, luego, se compró una cortadora industrial de ejotes. La máquina cortaba las zanahorias en trozos uniformes de 2 pulgadas, el tamaño de la zanahoria bebé estándar que persiste en la actualidad.

NOTICIA: Brecha de género en Hollywood sigue estancada

Cuando la ahora extinta compañía de Yurosek, Mike Yurosek & Sons, entregó su siguiente lote a Vons, una cadena local de comestibles, incluyó una bolsa de su nueva creación. Él sospechaba que había dado en el clavo, pero apenas anticipó una respuesta tan entusiasta.

Les dije: ‘Les estoy enviando algunas zanahorias para ver lo que opinan’ , relató Yurosek en una entrevista del 2004 con USA Today. Al día siguiente me llamaron y dijeron, ‘Sólo queremos eso’ .

Los de Vons no fueron los únicos impresionados. Tiendas de comestibles, distribuidores, compradores de zanahoria, y, lo más importante, algunos de la competencia de Yurosek se dieron cuenta del hallazgo. En los años que siguieron, las zanahorias bebé se convirtieron en un gran negocio, obligando a los mayores productores del país a unirse y alimentar el frenesí.

Cuando nos dimos cuenta de que esto no era una moda, que era real, todo el mundo se subió al tren , dijo Tim McCorkle, director de ventas para Bolthouse Farms, uno de los productores de zanahoria más importantes del país, en una entrevista de 1998 con el Chicago Sun-Times. Esta idea revolucionó todo el negocio de producción de zanahoria .

También ayudó a la industria a salir de la rutina. En 1987, un año después del descubrimiento de Yurosek, el consumo de zanahoria aumentó en casi 30%, según datos del USDA (Departamento de Agricultura de EU). En 1997, el estadounidense promedio comía aproximadamente 6.3 kilos de zanahoria al año, 117% más que una década antes. La zanahoria bebé duplicó el consumo de este vegetal.

Hoy en día, las zanahorias pequeñas dominan la industria. Los aperitivos naranjas ahora son responsables de casi 70% de todas las ventas de zanahoria en EU. Un informe del 2007 del USDA detalló muchas maneras en las que las zanahorias bebé han transformado el paisaje entero de zanahoria en EU.

NOTICIA: Al Jazeera America, el medio condenado al fracaso

De todas las razones para el surgimiento de la zanahoria favorita de EU, es probable que el mayor impulso haya sido su conveniencia. La calidad era importante para los estadounidenses en 1980 y es aún más valiosa ahora. Como las personas se han encontrado a sí mismas con menos tiempo para sentarse en un restaurante o, incluso, cocinar en casa, la conveniencia ha marcado todo tipo de decisiones acerca de los alimentos, sobre todo cuando hay una opción que requiere poco más que abrir un paquete.

Las zanahorias bebés han transformado la forma en que la gente piensa acerca de este alimento dijo Just .El hecho de que usted no tenga que pelarlas, que necesiten tan poca preparación, es la clave .

La falta de claridad acerca de los orígenes de la zanahoria bebé también puede haber contribuido a su éxito. Recientes esfuerzos de marketing para impulsar aún más su popularidad las ha posicionado como una alternativa a la comida chatarra, en lugar de una manera diferente de comer zanahorias. En un momento en el que los vegetales más feos van a la basura en los Estados Unidos, las zanahorias feas se esculpen y se venden con una prima. Es más, trasladar el proceso de pelado a la fábrica ha permitido a la industria de la zanahoria hacer uso de las sobras que solían acabar en los botes de basura de la gente.

Las zanahorias bebés son algo bastante sorprendente y estoy seguro que la gente no se da cuenta , se lamentó Just. La misma gente probablemente piensa que seleccionar sólo las zanahorias regulares es más amigable con el medio ambiente .

Roberto A. Ferdman es reportero del Wonkblog de The Washington Post.