Las nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayeron más de lo previsto la semana pasada en Estados Unidos, situándose por debajo de las 700,000 por primera vez en la pandemia, según los datos publicados este jueves por el Departamento de Trabajo.

Entre el 14 y el 20 de marzo, se registraron 684,000 solicitudes, una cifra inferior a las 710,000 anticipadas por los analistas.

Sin embargo, el mercado laboral está lejos de recuperarse y la pandemia de Covid-19 sigue afectando a la recuperación.

El Departamento de Trabajo revisó al alza las cifras de la semana anterior, hasta 781,000 nuevas solicitudes.

"Esto parece una corrección tras el inesperado aumento de las solicitudes (de desempleo) anunciado la semana pasada", comentó Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics, en una nota.

"La ligera tendencia a la baja registrada desde finales de enero está intacta", añadió, al tiempo que señaló que este nivel de solicitudes sigue estando por encima del máximo de 655,000 registrado tras la crisis financiera de 2008.

Shepherdson cree que esto refleja probablemente el hecho de que algunos sectores de servicios siguen teniendo dificultades.

"Suponemos que cada semana las empresas recortan más o tiran la toalla, incapaces de aguantar hasta que la economía se reabra (del todo)", explicó.

Pero los economistas esperan un fuerte descenso de las nuevas solicitudes de subsidio de desempleo una vez que la economía se reabra por completo, probablemente en el segundo trimestre.