Madrid. Con o sin referéndum, el gobierno de Cataluña, encabezado por el presidente Carles Puigdemont, tiene ya preparado el mecanismo para detonar su independencia de España.

Ayer, el periódico El País publicó un borrador en el que se describen los ejes políticos que utilizará el gobierno catalán para declarar la secesión. El principal de ellos se refiere a que en caso de que el gobierno de Mariano Rajoy impida la celebración de un referéndum, el Parlamento catalán declarará la ruptura.

El documento, que permanecía en secreto (sólo nueve personas del gobierno catalán lo conocían), revela la Ley de Transitoriedad Jurídica, conocida como ley de ruptura. Si el Estado español impidiera de manera efectiva la celebración del referéndum, esta ley entraría en vigor de manera completa e inmediata cuando el Parlamento constate este impedimento , se lee en el documento.

Unas horas después llegaba la reacción de Mariano Rajoy. Es intolerable el chantaje y la amenaza que se ha puesto encima de la mesa , dijo el jefe de Gobierno.

Operación de Estado

Una operación de Estado, como la que se realizó con el retorno del president Josep Tarradellas antes de la Constitución para solventar ahora la demanda catalana de un referéndum de autodeterminación. Ésta ha sido la exigencia del president Carles Puigdemont en la conferencia pronunció en Madrid, junto el vicepresidente Oriol Junqueras y el consejero de Exteriores, Raül Romeva. La conferencia titulada Un referéndum para Catalunya. Invitación a un acuerdo democrático sirvió a Puigdemont para responder con más profundidad la propuesta del gobierno de Rajoy de exponer en el Congreso de los Diputados la petición de un referéndum. No van a caber muchos más rechazos al diálogo , advirtió Puigdemont.