Las autoridades sanitarias británicas decidieron el lunes rebajar un escalón el nivel de alerta por la pandemia de Covid-19, antes de que Boris Johnson anuncie un nuevo levantamiento de las restricciones con la reapertura de restaurantes, museos y cines.

La alerta pasó así de nivel cuatro -circulación general del virus y transmisión alta- a tres -epidemia en circulación general-, informaron en un comunicado los jefes médicos de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

Gracias al confinamiento impuesto desde enero y a la exitosa campaña de vacunación contra el coronavirus, "el número de casos, de muertes y la presión sobre los hospitales ha disminuido de forma constante", afirmaron.

Sin embargo, el covid sigue circulando con personas que se contagian y propagan el virus cada día, por lo que todos debemos permanecer atentos", subrayaron.

Ya en febrero el nivel de alerta se había rebajado del nivel cinco, y máximo, al cuatro.

El anuncio se produce poco antes de una comparecencia de Johnson por la tarde para anunciar que se seguirán levantando las restricciones.

El dirigente conservador debe anunciar la tercera etapa del plan de desconfinamiento, que entrará en vigencia el 17 de mayo, al igual que la flexibilización de algunas restricciones a los viajes internacionales.

Según el plan de ruta adelantado por Johnson en marzo, desde el próximo lunes los británicos deben poder reunirse en lugares cerrados en grupos de máximo de seis personas o de dos unidades familiares.

El gobierno quiere permitir nuevamente "el contacto entre amigos y familiares", que puedan tener la posibilidad de abrazarse, dijo el domingo a la BBC el ministro del Gabinete, Michael Gove.

Los bares y restaurantes podrán volver a atender a sus clientes en el interior y a las bodas reunir hasta 30 participantes. En exteriores, seguirían prohibidas las reuniones de más de 30 personas.

El coronavirus ha provocado más de 127.000 muertes en el Reino Unido, nación más afectada de Europa. Pero, las tasas de infección han descendido a su nivel más bajo desde septiembre, en tanto las hospitalizaciones también caen, indicó Downing Street.

Las evaluaciones de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) demuestran que una de cada 1,180 personas está infectada por Covid-19, frente a 1 de cada 480 a comienzos de abril.

Desde el despliegue de la campaña de vacunación, el 8 de diciembre, más de 35 millones de personas han recibido una primera dosis de la vacuna y el gobierno afirma que está "en vías" de lograr su objetivo de haber ofrecido una primera vacuna a todos los adultos para fines de julio.

"Los datos reflejan lo que ya sabíamos: no vamos a permitirle a este virus ganar", afirmó Johnson en un comunicado. "Nuestro programa de vacunación sigue siendo exitoso, más de dos tercios de adultos en el Reino Unido ya recibieron una primera dosis, y ahora podremos desconfinar de manera prudente pero irreversible".