Moscú. RUSIA condenó el derribo de un avión de la Fuerza Aérea de Siria por parte de un caza estadounidense y consideró el hecho como una violación directa del derecho internacional . El gobierno del presidente Vladimir Putin advirtió que tratará como objetivos de ataque a aviones de coalición liderada por Estados Unidos.

Tras los sucesos, el Ministerio de Defensa ruso también dijo que cesaba la colaboración con Estados Unidos para evitar incidentes en el espacio aéreo de Siria.

Rusia, que ha proporcionado cobertura aérea al presidente sirio, Bashar al Assad desde el 2015, reaccionaba así a la confirmación del ejército estadounidense de que un F-18 Super Hornet estadounidense derribó el avión sirio después de que éste dejara caer varias bombas cerca de posiciones de las Fuerzas Democráticas Sirias, una fuerza aliada de Estados Unidos en la lucha contra el grupo extremista Estado Islámico.

El ministerio de Defensa ruso acusó a Estados Unidos de no haber utilizado el canal de comunicación con Moscú antes de derribar al avión sirio cerca de Raqa.

Rusia considera estas acciones como un incumplimiento consciente de sus obligaciones en el marco del memorándum para evitar los incidentes y garantizar la seguridad de los vuelos durante las operaciones en Siria, firmado el 20 de octubre del 2015.

Es vergonzoso que Estados Unidos justifique este acto terrible con comunicados oficiales alejados de la verdad, especialmente y dado que el avión de guerra sirio, contrariamente a lo afirmado por el lado estadounidense, cayó en una zona próxima a Al Rusafa, bajo el control del Estado Islámico , indicó el Ministerio.

El ministerio también pidió a los militares estadounidenses que proporcionaran un relato completo de por qué decidió derribar el SU-22 sirio.

Por su parte, el viceministro ruso de Exteriores, Sergei Ryabkov, dijo a agencias rusas de noticias que derribar el avión era equivalente a ayudar a los terroristas contra los que combate Estados Unidos .

¿Qué es esto, si no un acto de agresión? , dijo Ryabkov.

Franz Klintsevich, jefe adjunto del Comité de Defensa y Seguridad de la Cámara Alta del Parlamento ruso, calificó el incidente como una agresión y una provocación dirigida a Rusia.

Es la primera vez que el ejército estadounidense derriba una aeronave del régimen sirio.