La gente tiende a considerar un par de cosas sobre la relación de Prince, quien murió el 21 de abril, con el Internet. Una puede ser su declaración del 2010 cuando afirmó que Internet estaba completamente acabado ; la otra, quizá, el hecho de que es casi imposible escuchar su música en Spotify. Aunque también puede observarse su agresiva estrategia jurídica para evitar cualquier publicación de sus actuaciones en vivo en los canales de Internet. Pero esto no es toda la historia.

Cuando Prince dijo que Internet estaba acabado, se refería principalmente a Internet como una fuente de ingresos para músicos como él. En el 2013 le dijo a The Guardian que tres años le habían dado la razón. Dime de un músico que se haya enriquecido de las ventas digitales. A Apple le está yendo bastante bien, ¿verdad? .

Pero no siempre fue de esta manera: por mucho que Prince se volviera famoso como uno de sus principales detractores, también fue famoso por ser uno de los primeros usuarios de Internet. Dejó que sus fans compraran su colección de tres discos Crystal Ball directamente a través de Internet, en 1997; en lugar de las tradicionales notas de acompañamiento, el álbum tenía una página web. Pero incluso eso se complicó: un año más tarde, los aficionados que habían esperado meses sus retrasadas copias del álbum pagado con anticipación quedaron consternados al descubrir que lo que pensaban que era una orden directa exclusiva en realidad ya se vendía en las tiendas, incluso antes de que algunos aficionados recibieran sus copias en el correo.

El empresario y tecnólogo Anil Dash, en un conmovedor tributo a Prince en Twitter el 21 de abril pasado, dijo que a pesar de la imperfección del lanzamiento de Crystal Ball, el hecho de que lo hiciera fue en sí algo muy significativo. Prince hizo crowdfunding para financiar un álbum a través de Internet, muy al estilo de Kickstarter, incluso con envíos tardíos a aficionados enojados, hace 20 años. Tu artista favorito jamás podría hacerlo , escribió.

Tal vez una de sus mejores frases (característicamente sobreexcitadas) fue: ‘Si tú no eres dueño de tus masters de grabación, entonces tus masters te poseen’. Control , twitteó Dash más tarde.

La National Public Radio (NPR) publicó recientemente otra excelente mirada sobre la larga y sinuosa relación que Prince tuvo con Internet. En esa pieza, un profesor describe las formas de cómo su aprecio por la tecnología se tejió durante décadas de trabajo: Desde el inicio, Prince siempre estuvo interesado en las computadoras y en cómo un artista podía usarlas , dijo Ben Houge, profesor de Berkeley y fanático de Prince. Canciones como Something In The Water (Does Not Compute) (1982) y Computer Blue (1984) fueron los primeros ejemplos en su música; en la era de Internet, hay pistas como Emale y My Computer (ambas de 1996). Las letras de esta última son incluso proféticas sobre las redes sociales: I scanned my computer, looking for a site. Somebody to talk to, funny and bright .

Posteriormente, utilizó la tecnología disponible para crear experiencias no simplemente álbumes que fueran más allá de la música, combinando el sonido con efectos visuales y una sensación de interactividad. Las notas de su disco de 1997, Crystal Ball, específicamente citadas por los premios Webby, fueron presentadas como una página web, algo que era único en aquel momento. El profesor Houge argumenta que Prince era sensible a todo lo que es parte de una experiencia musical. Por supuesto que es muy conveniente tener la música accesible al instante en un servicio de streaming, pero mucha de esa información se pierde , dijo Prince. No sólo la información textual como los créditos, las letras de canciones, las biografías y los ensayos, sino también la información visual, como las fotos, la fuente y el diseño gráfico, muchas cosas que transmiten una importante dimensión extramusical a la visión de un artista .

La referencia del Webby, un premio insignia en temas relacionados con la cultura digital, marca otra situación interesante acerca de lo que Internet fue para Prince. Ganó un premio por su trayectoria en los Webby del 2006. El liderazgo en línea de Prince ha transformado la industria del entretenimiento y ha reconfigurado la relación entre el artista y el fanático , escribieron los webbys sobre Prince.

Con el tiempo, Prince parecía darse cuenta de en lo que Internet se estaba convirtiendo, mientras mantuvo su agresiva reputación como un ejecutor de los derechos de autor hacia su obra. Él dio su apoyo al servicio de música Tidal. Nombró una nueva canción después de que surgiera el meme #thiscouldbeusbutyouplayin. Cuando Prince se unió a Twitter en el 2013, su presencia fue superlativa y extraña, consciente de sí misma. Según la revista Time, publicó brevemente un enlace a un fragmento de una nueva canción con el mensaje: Atrapa esto antes de que mis abogados lo hagan .

Sin importar cuán complicada fue la historia de Prince con Internet, una cosa no lo fue: segundos después de la confirmación de su muerte, Internet estalló en innumerables actos de luto.

Abby Ohlheiser es reportera para The Washington Post.