París/Washington. El presidente chino, Xi Jinping, advirtió el día de ayer 25 de enero, del peligro de una "nueva Guerra Fría" y abogó por el multilateralismo en la inauguración del Foro Económico Mundial, que este año abandonó la nieve de Davos en Suiza y se celebra en formato videoconferencia.

Sin nombrar a Estados Unidos, Xi se erigió como defensor del multilateralismo y de la globalización, como ya había hecho en el mismo foro hace cuatro años, justo antes de que Donald Trump llegara al poder.

Joe Biden no participa en esta reunión anual de la élite política y económica mundial.

"Crear clanes o iniciar una nueva Guerra Fría, rechazar, amenazar o intimidar a los otros (...) solo llevará al mundo a la división", alertó Xi Jinping.

Jen Psaki, quien es portavoz de la Casa Blanca, explicó en una sesión informativa que las palabras de Xi no cambiarán el enfoque estratégico de la administración Biden hacia China.

"Lo que hemos visto en los últimos años es que China se está volviendo más autoritaria en casa y más asertiva en el exterior, y Pekín ahora está desafiando nuestra seguridad, prosperidad y valores de manera significativa, lo que requiere un nuevo enfoque de Estados Unidos", destacó.

"Queremos abordar esta cuestión con cierta paciencia estratégica", aseveró.