La Coalición Nacional de Clérigos y Lideres Cristianos Hispanos presentó hoy una demanda en contra de la ley estatal de Arizona SB1070, la primera referida a la polémica norma que criminaliza a los indocumentados.

"Estamos solicitando ante la corte una orden de abstención de la aplicación de la ley estatal SB1070, ya que consideramos que viola el derecho a un proceso justo, porque permite que los sospechosos de ser indocumentados sean detenidos antes de ser condenados", dijo el reverendo Miguel Rivera, presidente de CONLAMIC, en información referida por W Radio.

La coalición, organización con base en Washington D.C. representa a más de 30,000 iglesias de EE.UU., de las cuales un poco más de 300 se encuentran en Arizona, en ciudades como Phoenix, Tucson y Yuma.

"Decidimos actuar inmediatamente en contra de esta ley, representando a toda la comunidad de fe", enfatizó Rivera, quien subrayó que el 38 por ciento de los feligreses de la coalición son precisamente inmigrantes indocumentados.

La ley, promulgada el pasado viernes por la gobernadora Jan Brewe, del Partido Republicano, y cuya entrada en vigor está prevista para dentro de tres meses, ha despertado críticas e inquietud en gobiernos de países latinoamericanos, organismos internacionales y organizaciones de inmigrantes y de defensa de los derechos humanos. Incluso, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha dicho que está mal concebida.

"Esta es una ley estatal no sólo anti-inmigrante, sino también en contra de todos los latinos en Estados Unidos", afirmó el reverendo.

La presentación de la primera demanda en contra de la controvertida ley estatal coincide con el anuncio hecho este miércoles por el alguacil del condado Maricopa (Arizona), Joe Arpaio, famoso por su mano dura contra la inmigración ilegal, de que hoy iniciará un nuevo operativo en contra del crimen y la inmigración indocumentada.

"El Alguacil Arpaio es el cáncer, la mina, el centro de toda la problemática en Arizona", afirmó Rivera.

El presidente de CONLAMIC dijo que se debe de seguir presionando al Departamento de Justicia de Estados Unidos para que frene las operaciones de Arpaio en Arizona.

/doch