Estambul.- Miles de airados turcos marcharon por Estambul el sábado en protesta por el ataque israelí contra un buque de ayuda a Gaza, que dejó a nueve activistas pro-palestinos muertos, exigiendo que Turquía corte sus relaciones económicas con el Estado judío.

" Maldito Israel" e "Israel Asesino" gritaban los manifestantes. "Ojo por ojo, diente por diente. Venganza", pedían en sus pancartas.

El lunes, comandos israelíes interceptaron el carguero Mavi Marmara, parte de una flotilla de seis buques que transportaba a activistas pro-palestinos, en su mayoría turcos, que trataban de romper un bloqueo israelí de cuatro años sobre la Franja de Gaza. La incursión se tornó rápidamente violenta.

Además de los nueve hombres turcos que fueron asesinados, decenas de personas resultaron heridas. El buque también transportaba activistas de Gran Bretaña, Alemania, Malasia, Bélgica, Irlanda y otros países.

El sábado, la Marina israelí abordó sin incidentes otro barco de ayuda que trataba de llegar a Gaza, el Rachel Corrie. La policía israelí dijo que las 19 personas a bordo serían deportadas dentro de horas.

" Ahora los israelíes han tomado dos buques más con prisioneros. Por eso condeno a Israel", dijo el manifestante Filiz Calislar. "Los turcos se han reunido aquí para protestar por las atrocidades de Israel", agregó.

Los manifestantes agitaban banderas turcas y palestinas, y llevaban carteles con las fotografías de los activistas muertos.

Exigieron, además, un boicot contra los productos israelíes e instaron al Gobierno del primer ministro Tayyip Erdogan a imponer sanciones al Estado judío. La protesta fue organizada por el Partido Islámico Saadet.

"Lo que experimentamos en el Mavi Marmara es lo que mujeres y niños palestinos viven todos los días", explicó Bulent Yildirim, jefe del Insani Yardim Vakfi (IHH), el grupo con sede en Estambul que organizó la flotilla.

Los últimos cinco activistas turcos heridos en el ataque retornaron a Turquía el viernes a bordo de aviones ambulancia israelíes, dijo Metin Dogan, director médico del Hospital Ataturk en la capital Ankara. No habían podido viajar antes debido a la seriedad de su estado de salud.

De las 24 personas tratadas en Ankara, uno es irlandés, y el resto turcos, agregó Dogan.

"Siete de los pacientes están en situación crítica, pero su estado ha mejorado desde que arribaron", dijo.

Un fiscal tomó declaraciones a los hospitalizados, que estabas en condiciones de hablar, dijo la emisora CNN turca en su sitio de internet. Funcionarios turcos están considerando medidas legales contra Israel.

apr