Madrid. En un país herido por la crisis, Pablo Iglesias irrumpió como un torbellino en la política española prometiendo llevar al poder a la izquierda radical. Ahora, con su partido en horas bajas, da un paso al lado abandonando el gobierno español.

Iglesias anunció el día de ayer 15 de marzo, que dejará su cargo de vicepresidente en el gobierno español y aspirará a la presidencia regional de Madrid en las venideras elecciones del 4 de mayo.

"Voy a presentarme a las elecciones del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid", controlada por la derecha, aseguró Iglesias en un video en sus redes sociales.

Iglesias, que ocupaba la vicepresidencia de Derechos Sociales desde enero de 2020 cuando Podemos entró al ejecutivo como socio menor de los socialistas, indicó que transmitió al presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, que dejará su "puesto en el gobierno cuando comience la campaña".

El sorpresivo anuncio de Iglesias ocurre luego de que la semana pasada la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso del Partido Popular (PP, derecha), anunciara elecciones anticipadas en la región. Resonó como una bomba política en España, a un año de que Podemos entrara en enero de 2020 al ejecutivo como socio menor de los socialistas, en lo que es el primer gobierno de coalición en el país desde el fin de la dictadura franquista en 1975.

“Me deben una”

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, mostró optimismo tras el anuncio de Pablo Iglesias, con quien se medirá en las urnas. "España me debe una, que hemos sacado a Pablo Iglesias de La Moncloa", ha afirmado la candidata del PP a renovar su mandato al frente de la Puerta del Sol tras conocer la inesperada noticia.

El primer cambio que ha provocado la decisión de Iglesias en la campaña de Díaz Ayuso es que su lema pasará de ser "socialismo o libertad" a "comunismo o libertad, que es exactamente lo que representa Madrid: libertad".