Jerusalen.- Acosado por preguntas sobre el futuro de Jerusalén en las conversaciones con los palestinos, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu , se basó en la Biblia el miércoles para defender la disputada adjudicación del Estado judío sobre la ciudad.

Netanyahu dijo en una sesión parlamentaria que conmemoraba la captura israelí de Jerusalén del Este de manos de Jordania en la guerra de 1967 que "Jerusalén" y su nombre alternativo hebreo "Zion" aparece 850 veces en el Antiguo Testamento, el canon principal del judaísmo.

" Sobre cuántas veces Jerusalén es mencionado en las sagradas escrituras de otras creencias, les recomiendo que revisen", dijo el mandatario.

Citando esa referencia, Israel reclama a todo Jerusalén como su capital "indivisible", una designación no reconocida en el exterior, donde muchas potencias apoyan la postura árabe que indica que Jerusalén del Este debe ser la capital de un futuro Estado palestino.

Como capital judía, la ciudad fue destruida por los romanos en el siglo I DC. Jerusalén fue una ciudad cristiana bajo los sucesores bizantinos antes de caer bajo los árabes musulmanes en el siglo VII.

Los cruzados europeos la recuperaron por un siglo, tras el cual vinieron 700 años de control musulmán hasta que Gran Bretaña venció a los turcos otomanos en 1917.

Mientras Gran Bretaña se preparaba para abandonar la región, Naciones Unidas propuso un Gobierno internacional para la ciudad en 1947 como un "corpus separatum".

La propuesta fue superada por los combates que dejaron a Israel controlando Jerusalén Occidental en 1948 y a las fuerzas jordanas a cargo de Jerusalén del Este. Posteriormente, Israel tomó el resto en la guerra de los Seis Días en 1967.

La ciudad, cuyas fronteras definidas por Israel no están reconocidas internacionalmente, es hogar de 750.000 personas, de las cuales 2 de cada 3 son judías y el resto está compuesto en gran parte por palestinos musulmanes.

Jerusalén del Este también es reverenciada por los musulmanes de todo el mundo porque alberga la mezquita al-Aqsa, el tercer templo más sagrado del Islam después de La Meca y Medina, en una explanada que los judíos veneran como los vestigios de dos templos judíos bíblicos.

Interrumpido por un legislador de una minoría árabe de Israel, Netanyahu dio una lección de religión comparada desde el atril.

"Debido a que preguntó: Jerusalén es mencionado 142 veces en el Nuevo Testamento, y ninguno de los 16 distintos nombres árabes para Jerusalén es mencionado en el Corán. Pero en una interpretación extendida del Corán del siglo XII, se dice que un pasaje se refiere a Jerusalén", declaró.

Netanyahu no se refirió en su discurso a las negociaciones de paz indirectas con los palestinos que se reanudaron este mes después de un año y medio de mediación estadounidense. Pero dijo que Israel retendrá todo Jerusalén aunque asegurará la libertad de culto en sus sitios religiosos.

apr