México se ha fijado una agenda desafiante para trabajar dentro de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en los próximos años con su nueva representante, la embajadora Luz Elena Baños.

“La OEA es el organismo regional más importante y México siempre ha estado presente de manera muy fuerte, estamos conscientes de los retos que hay dentro del organismo pero también sabemos que es el único espacio hemisférico donde se puede reflexionar si caminamos o no juntos sobre los temas más importantes de los estados miembro”, manifestó en el panel “2019: Retos y temas prioritarios de México en la OEA”, organizado en el ITAM.

La embajadora destacó que uno de los retos a enfrentar es el alineamiento de la OEA en las diversas pertenencias hemisféricas de México ante la atomización en las cuestiones multilaterales; actuar de acuerdo a los principios constitucionales de la política exterior mexicana y sus intereses; respetar el derecho internacional; fortalecer el multilateralismo, así como hacer prevalecer la búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles.

“El actual gobierno tiene una línea muy clara para cumplir los principios constitucionales como la no intervención. México ha sido un gran líder en el mundo multilateral, tiene fe en ese formato por ser incluyente y favorecedor”, dijo.

La embajadora enumeró que otro reto importante evitar la contaminación de las diversas agendas de México con temas críticos que ocurren en la región porque significaría una inamovilidad para las relaciones de cualquier país.

“Ningún país se beneficia al actuar de manera unilateral, no sólo políticamente sería una tragedia, económicamente sería un gran impacto”, aseveró.

Luz Elena Baños destacó que trabajará para fortalecer el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y ayudará a actualizar las prioridades temáticas en beneficio de la población más vulnerable.