La canciller alemana, Angela Merkel, defendió este jueves 14 de enero por la noche que se refuercen las restricciones en Alemania frente a la pandemia de Covid-19 y pidió que las autoridades se reúnan la semana próxima, indicó a la AFP una fuente de su partido.

Durante una reunión de la dirección de su formación, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Merkel consideró que sólo se podrá contener al virus si se refuerzan las medidas claramente, según indicó esta fuente, que participó en la reunión y que citó a la canciller de forma indirecta.

Esta fuente confirmaba una información aparecida en varios medios alemanes.

Según el portal de la revista Der Spiegel y el del diario Bild, entre las medidas que se estarían estudiando figuran la reintroducción de controles fronterizos, como en la pasada primavera boreal, la imposición generalizada del uso de mascarilla FPP2, la imposición del trabajo remoto o el cierre del transporte público.

Sin embargo, de momento, estas son sólo hipótesis que todavía no han sido discutidas con los dirigentes de los Estados regionales, que son quienes tienen competencia, por ejemplo, en materia de salud y de transporte público.

La fuente que participó en la reunión subrayó que se haría todo lo posible para evitar la suspensión del transporte público. Pero "debemos lograr controlar la variante británica" del Covid-19 "a través de una reducción de los contactos" suplementarios entre la gente, agregó.

La propagación de la pandemia en el país y la llegada de la variante identificada en primer lugar en el Reino Unido, que sería más contagiosa, generan fuerte preocupación en el país.

Alemania, que fue puesta como ejemplo de gestión de la primera ola de la pandemia, se ha visto golpeada de lleno por la actual.

Previamente, este jueves, el Instituto Robert Koch, que se encarga del control epidemiológico en Alemania, se había mostrado favorable a que se incrementen las restricciones en el país, al considerar que las medidas vigentes entrañan "demasiadas excepciones".

En las últimas 24 horas se registraron más de 25,000 nuevos casos y 1,244 muertes, una cifra récord desde el inicio de la pandemia.