Jason Chaffetz, presidente de la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Representantes, quiere saber más respecto a las medidas de seguridad en Mar-a-Lago, donde el presidente Donald Trump tiene una residencia a la que llama la Casa Blanca de Invierno.

El legislador republicano pidió al jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, que describa los protocolos de seguridad existentes para proteger información delicada cuando el presidente está en un centro de recreo de Palm Beach, Florida, que es de su propiedad, el cual ha visitado dos fines de semana seguidos.

La carta de Chaffetz a Priebus surge después de reportes noticiosos que describieron una reunión ocurrida el sábado entre Trump y el primer ministro japonés Shinzo Abe después de que Corea del Norte realizó una prueba de lanzamiento de misil. Los líderes estuvieron en un restaurante terraza totalmente abierto y su conversación estuvo al alcance del oído de miembros de Mar-a-Lago. Varios asistentes tomaron fotografías, e inclusive, las subieron a Facebook asegurando que el maletín nuclear lo tenía Trump sobre su mesa.

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, reiteró lo que ha dicho antes en el sentido de que Trump no recibe ni revisa ningún material clasificado cuando está en una cena.

El jefe de Vigilancia quiere ser informado sobre si se siguieron los protocolos de seguridad ese fin de semana y sobre qué documentos fueron revisados en áreas comunes.

Chaffetz pidió además a Priebus una explicación sobre si huéspedes, empleados y residentes en Mar-a-Lago son examinados para asegurar que no sean agentes extranjeros o espías . ¿Los recreos de Trump son seguros?