Si llamas a algo el peor acuerdo comercial jamás firmado en cualquier lugar , tienes que deshacerte de él cuando tengas oportunidad.

Por lo tanto, parece que sólo es cuestión de tiempo antes de que el presidente Donald Trump realmente empiece a sacar a los Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para que pueda tratar de negociar un presumiblemente un mucho mejor trato para remplazarlo. La cuestión, sin embargo, es qué tipo de acuerdo será para los trabajadores estadounidenses. Y la respuesta puede no ser una gran respuesta.

Ahora bien, si escuchas a los populistas de derecha o de izquierda, todos desde Ross Perot hasta el senador de Vermont, Bernie Sanders, y Trump mismo dicen que hay una razón y sólo una razón por la cual hemos perdido muchos trabajos manufactureros en las últimas décadas. Es que el gobierno ha obligado a los obreros a competir en condiciones injustas con personas de países mucho más pobres. En otras palabras, hemos logrado acuerdos comerciales que han ayudado a las empresas estadounidenses a subcontratar puestos de trabajo a países de bajo costo, pero perjudicaron a los trabajadores estadounidenses que se han quedado sólo con McEmpleos.

Nuestros políticos , gruñó Trump durante la campaña, han seguido agresivamente una política de globalización, moviendo nuestros empleos, nuestras riquezas y nuestras fábricas hacia México y el extranjero . Era una letanía familiar de la desgracia llena de acrónimos: NAFTA o TLCAN, China uniéndose a la OMC, y el TPP. (Los dos últimos son la Organización Mundial del Comercio y la ya desaparecida Asociación Transpacífica).

La reforma comercial y la negociación de grandes negocios , prosiguió Trump, es la forma más rápida de devolver nuestro empleo a nuestro país .

Sólo hay un problema con esto. No es del todo cierto. Los tratados comerciales importan, pero no importan mucho. Lo que importa es qué tan fuerte o débil esté el dólar. Pero retrocedamos un minuto. Esto no quiere decir que el TLCAN, por ejemplo, no haya tenido ningún efecto en nuestra economía norteamericana. Es evidente. De hecho, una buena parte de nuestra base manufacturera ha emigrado al sur de la frontera en los últimos 24 años, aunque sería una exageración decir que fue acompañado por un sonido de succión gigante, como lo hizo Perot.

Incluso las estimaciones más pesimistas de la izquierda del Instituto de Política Económica dicen que nos costó algo así como unos 400,000 puestos de trabajo de fabricación y 100,000 puestos de trabajo durante este tiempo. Como indica el economista Brad DeLong­, ni siquiera son 0.3 y 0.1%, respectivamente, de nuestros empleos totales.

Eso no explica por qué tenemos un cinturón industrial. Entonces, ¿por qué lo hacemos? Bueno, muchos de ellos fueron inevitables, pero las partes que no tenían más que ver con la política del dólar malo que con una mala política comercial. Piénsalo de esta manera: aunque nuestra edad de oro del empleo manufacturero ha terminado, nuestra edad de oro de la producción manufacturera no. Ésta es más alta que nunca. La historia sencilla es que no necesitamos tantas personas para hacer tantas cosas. Como destaca DeLong, lo anterior es la razón por la que la proporción de personas que trabajan en la fabricación ha disminuido casi tanto en Alemania, que en realidad ha hecho todo bien, como lo ha hecho aquí.

Pero casi no es lo mismo que, bueno, lo mismo. Esa diferencia importa. Los economistas, sin embargo, tienen una tendencia a ser un poco panglosianos sobre esto, a encoger los hombros sobre los buenos trabajos, de clase media que se pierden porque todo iba a suceder en algún momento de cualquier forma. Trae a la memoria la advertencia de John Maynard Keynes contra darnos una tarea demasiado fácil, demasiado inútil diciendo que las cosas van a estar bien a largo plazo, porque todos estamos muertos a largo plazo. Mantener las fábricas aquí y las cadenas de suministro son una parte de ofrecer a la gente mejores salarios, de ofrecer mejor estabilidad para las comunidades, y la economía para mejorar la productividad.

¿Por qué, entonces, no hemos sido capaces de mantener tantos de nuestros trabajos de fabricación? Échale la culpa al dólar.

Comenzó cuando el entonces presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, envió al dólar en alza elevando las tasas de interés en su exitosa campaña para batir la inflación a principios de los años 80. Continuó cuando los déficits fiscales del presidente Ronald Reagan impusieron que la Fed mantuviera las tasas más altas de lo que tendría durante el resto de la década. Fue más allá después de que el Fondo Monetario Internacional volcó su rescate de la crisis financiera en el este asiático tan mal que los mercados emergentes comenzaron a almacenar grandes cofres de guerra de dólares pronunciando su valor para salvarse del mismo destino. Y se ha vuelto a poner en marcha ahora que la Fed está subiendo las tasas al mismo tiempo que el resto del mundo las está cortando o incluso imprime dinero.

El punto es que un dólar más caro hace que nuestras exportaciones sean más caras en el extranjero, y las exportaciones más caras sólo pueden ser competitivas si se vuelven más baratas moviendo la producción a locales de bajo costo. Ese ha sido un acuerdo más grande que el que hemos alcanzado con México y Canadá. La reducción de los aranceles en 5 o 10% no importa tanto como que el dólar suba 20 o 30 por ciento.

Lo que quiere decir que deshacerse del TLCAN no traerá muchos empleos a las fábricas si el resto de las políticas de Trump impulsan al dólar aún más, lo cual probablemente harán. Es decir, suponiendo que Trump realmente aumenta el gasto en infraestructura y defensa al mismo tiempo que recorta los impuestos para los ricos y las corporaciones. Al igual que en los años 80, los déficits resultantes obligarían a la Fed a aumentar las tasas más de lo que esperaba, y enviar el dólar a más de lo que nuestros exportadores podían permitirse.

Incluso el mejor acuerdo comercial jamás firmado en cualquier lugar no cambiaría eso. Triste.

Matt O’Brien es reportero para Wonkblog, que cubre asuntos económicos para The Washington Post.

rarl