Trípoli. Las autoridades libias anunciaron la liberación de un hijo de Muamar Gadafi y de varias personas del entorno del exdictador, una medida que parece mostrar los esfuerzos con miras a una reconciliación nacional en un país carcomido por las divisiones.

Preso en una cárcel de Trípoli desde 2014, Saadi Gadafi, exfutbolista con reputación de "playboy", fue liberado el domingo "en ejecución de una decisión de la justicia" dictada años atrás, declaró una fuente del Ministerio de Justicia, sin precisar si se encontraba aún en Libia.

"Saadi fue entregado a su familia conforme a los procesos legales", indicó el día de ayer el gobierno de unidad nacional en un comunicado. Ningún miembro de la familia Gadafi reside en Libia, y la mayoría están en Omán, en el Golfo.

Varios medios locales informaron que Saadi Gadafi, de 47 años, había salido del territorio libio rumbo a Turquía.

Saadi Gadafi huyó a Níger tras el levantamiento que depuso a su padre en 2011, y en 2014 fue extraditado de vuelta a Libia.

El exfutbolista profesional estuvo detenido en una prisión de Trípoli acusado de crímenes contra manifestantes en 2011 y del asesinato del entrenador de fútbol libio Bashir al Rayani. Un tribunal de apelaciones lo absolvió en abril de 2018 de la muerte de Rayani.

Desde 2011, Libia está sumida en el caos, con facciones rivales enfrentadas por el poder. Pese al cese de los combates en 2020, las divisiones persisten.