Paso mucho tiempo en aplicaciones de citas por mi trabajo y organizo un exitoso programa de comedia llamado Tinder Live. Cuando comencé el show hace cuatro años, era nuevo en Tinder y buscaba el “verdadero amor”. En ese momento, mis amigos me preguntaban: “¿Realmente crees que puedes encontrar el verdadero amor en Tinder? ¿No es sólo una aplicación de conexión? ¿Por qué esperas algo más que eso?”.

De manera inmediata, me ponía a la defensiva.

Reflexioné a profundidad y me dije que si quería encontrar el amor en Tinder, tenía que haber al menos otra persona que sintiera lo mismo. Sólo tenía que ser paciente.

En los cuatro años que lleva Tinder Live, ha habido un cambio masivo en la imagen de la aplicación de citas. En los últimos meses, en particular, parece como si cada vez que un amigo mío me dice,“acabo de conocer a alguien estupendo hemos estado saliendo desde hace un tiempo y es lo mejor que he visto”, siguen diciendo que se conocieron en Tinder.

Dado que he estado navegando en esta aplicación por todo el mundo durante años y aún no he conocido el amor de mi vida, es difícil no sonreír y decir: “¿Ah, sí?” Y acto seguido estrellar una silla en la pared.

Pero una vez que me recupero, recuerdo estas historias y acepto que son un regalo diseñado para afirmar lo que he esperado todos estos años: que sí es posible encontrar un amor intensamente dulce y verdadero en Tinder, porque todos mis amigos lo están haciendo. A diferencia de muchos críticos de aplicaciones de citas, las historias de amor de mis amigos eran tan románticas como las de parejas que se conocen también fuera de la aplicación. Es la clave del éxito de Tinder.

Mis amigos se casaron tras conocerse en Tinder y escribieron su historia a la que llamaron: “Cómo nos conocimos”. 

Lo que solía ser tabú y tal vez broma, fue representado bellamente por mis amigos. Hablaron sobre sus decisiones de deslizar el dedo hacia la derecha; cómo él llegó tarde a la cita y ella temprano; sus abrazos al final de cada cita. Más que eso, era posible: sí podía encontrarse el amor en Tinder. 

A medida que nos hacemos más dependientes de la tecnología, es lógico que nos volvamos más abiertos para conocer gente a través de los dispositivos que usamos todos los días y no perder ese optimismo romántico de “tal vez alguien que busque lo mismo que yo, está ahí mirando lo mismo que yo” que muchos de nosotros llevamos desde la infancia sonando en nuestros oídos.

Es muy común que en todos los shows, conozca personas que vienen a Tinder Live y me digan: “Nos conocimos en Tinder, así que ver esto es muy divertido para nosotros. Es como honrar la forma en que nos conocimos, aunque suene algo tonto”. Sonrío ante su sorpresa de haber encontrado el amor en una aplicación y les pregunto inmediatamente por sus historias: qué pensaban mientras enviaban mensajes, si se sobreanalizaron o si pensaban que algo más profundo era posible. En su mayoría dicen lo mismo: “Me gustó mucho y nunca dejamos de hablar”.

Entonces, ¿por qué la gente se burla de las citas en línea? Está bien la búsqueda de un encuentro clásico, pero para el resto de nosotros, que queremos creer en encontrar a alguien de la manera más increíble posible (he estado en tantas citas en línea, muchachos, tantas), es valida. 

Puedes encontrar a tu alma gemela en cualquier lugar. Cómo la encuentres, realmente no importa, siempre y cuando lo hagas. Últimamente, donde sea que mire, las personas encuentran esas coincidencias duraderas en las aplicaciones de citas, lo cual nos da esperanza al resto.

abr