Washington. La vicepresidenta de Estados Unidos y responsable de la política para abordar la inmigración ilegal en el país, Kamala Harris, visitará el día de mañana la frontera con México.

Los republicanos aseguran que esta crisis migratoria es resultado de las políticas más humanas que está llevando a cabo el presidente demócrata Joe Biden, tras la dura postura asumida por el gobierno de su antecesor, Donald Trump.

El asesor principal de Harris, Symone Sanders, dijo el día de ayer que la vicepresidenta visitará la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, junto al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Biden le encargó a Harris abordar las causas fundamentales que empujan a emigrar a miles de Centroamérica.

La vicepresidenta viajó a Guatemala y México a principios de junio para tratar el tema, pero fue objeto de críticas por comentarios en los que pareció restar importancia a la crisis fronteriza.

También recibió cuestionamientos por no haberse detenido en la frontera para ver de primera mano la situación durante su gira internacional.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que Harris busca atender las causas fundamentales de la migración ilegal y que "trabaja en coordinación para controlar la situación".

"Este viaje a la frontera del viernes será parte de este esfuerzo", indicó Psaki.

El viaje de Harris será unos días antes de que el expresidente Trump visite la frontera, el 30 de junio, en un intento contraponer su política de mano dura con la migración y el enfoque más humano de su sucesor.

"Después de meses de ignorar la crisis en la frontera, es genial que logremos que Kamala Harris finalmente vaya y vea la tremenda destrucción y muerte que han creado, un resultado directo de que Biden pusiera fin a mis duras pero justas políticas fronterizas", dijo Trump.