El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro de Italia, Enrico Letta, han celebrado la XVIII cumbre bilateral en la que han acordado formar un frente común para exigir a Bruselas que apruebe ya la unión bancaria.

Sobre el conflicto abierto en Panamá, el presidente italiano ha expresado su confianza en que se resuelva cuanto antes, y porque es "de interés primordial para España e Italia, y este interés se logrará solucionar a corto plazo".

Por su parte, Rajoy ha asegurado que ambos Gobiernos están siguiendo de cerca las negociaciones y tienen "la esperanza de que habrá una solución rápida", por lo que, a la espera de la sentencia arbitral, apuestan "por la conclusión de los trabajos en la fecha conjunta".

En opinión del presidente del Gobierno español, "en estos momentos, un bloqueo de los trabajos sería un perjuicio muy grave que no debería producirse".

En la misma línea, el primer ministro italiano consideró como "absolutamente fundamental" que se logre "salvar la controversia" abierta sobre las obras del Canal. "Estamos convencidos de que se logrará una solución a corto plazo, porque es imposible una situación tan controvertida como la vivida hasta ahora", subrayó Letta. "Es muy importante llegar rápido a una solución justa y equitativa, eso es lo que todos deseamos, y también los dos ministros", remarcó.

Rajoy y Letta analizaron este asunto por la trascendencia que tienen para la imagen internacional de ambos países. La española Sacyr y la italiana Impregilo lideran el consorcio internacional creado para las obras de ampliación del Canal de Panamá y que reclama unos 1,200 millones más de lo estipulado para la finalización de las obras debido a los sobrecostes surgidos.

Asimismo, ambos mandatarios, que celebraron una comparecencia conjunta, instan a la Unión Europea a aprobar cuanto antes la unión bancaria, ya que "aplazarla sería un error y una pésima señal para los mercados".

"Hemos compartido la satisfacción de los resultados del consejo de diciembre sobre la resolución bancaria, pero queremos transmitir un mensaje muy enérgico: hay que ultimarla dentro de esta legislatura, sin aplazar la resolución de esta cuestión. No queremos dar esta señal a los mercados", afirmó Letta.

Queremos que la unión bancaria sea una realidad cuanto antes para que llegue financiación a las pymes y se rompa el círculo vicioso de la deuda, dijo Mariano Rajoy, quien destacó la buena sintonía con su homólogo italiano.

Ambos mandatarios, urgen también a Bruselas a trabajar de forma más decidida también en la lucha contra el desempleo juvenil.

"Actualmente se dan las condiciones para una legislatura centrada en el crecimiento y el empleo", señaló Letta, quien afirmó que España e Italia comparten el objetivo "de las cuatro uniones: bancaria, fiscal, económica y política".

Sobre la crisis desatada a raíz de la devaluación del peso argentino, Letta destacó que la Unión Europea está más fuerte que hace un año, por lo que puede afrontar de forma más fácil las turbulencias en los mercados emergentes.

ASUNTOS TRATADOS

Durante la cumbre, los dos jefes de Gobierno abordaron la evolución de la crisis económica en sus respectivos países y en la UE e intercambiaron puntos de vista sobre la amenaza de paralización de las obras de ampliación del Canal de Panamá.

La lucha contra el desempleo juvenil, las medidas europeas contra la inmigración ilegal y diversos asuntos de política internacional como la situación en Siria estuvieron presentes también en esta cita hispano-italiana. En ella firmó igualmente un convenio sobre la participación de España en la Exposición Universal de Milán de 2015.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica