Roma. El gobierno italiano se había distanciado de la Unión Europea. No quería pronunciar dos palabras: “elecciones” y “Guaidó”.

Oficialmente se pronunció a favor de elecciones “lo más rápido posible” en Venezuela, pero no reconoció al opositor Juan Guaidó.

En una intervención ante el Parlamento, el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Enzo Moavero, ilustró la posición de Italia ante la crisis en el país sudamericano, un asunto que ha provocado fuertes tensiones en el seno del gobierno de coalición entre la ultraderechista Liga y la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E).

El canciller reconoció que Italia “considera que las elecciones presidenciales del pasado mayo en Venezuela no atribuyen legitimidad democrática a quien salió ganador, es decir a Nicolás Maduro” y pidió “elecciones presidenciales democráticas lo más pronto posible”, pero sin llegar a reconocer a Guaidó como el presidente encargado para dirigir esa nueva fase.

“No entendemos por qué no reconocen a Guaidó. Es una posición incoherente”, reaccionó por su parte Francisco Sucre, presidente de la comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional venezolana, de la delegación enviada a Roma por Guaidó para intentar el respaldo de Italia, entre los países más importantes que se han negado a reconocerlo como presidente interino.

“Agradecemos que por lo menos el canciller de Italia haya dicho públicamente que Maduro no tiene legitimidad”, recalcó por su parte otro exponente histórico de la oposición venezolana, Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas, también integrante de la delegación opositora.

Guaidó reta a Maduro

Ante una multitud de seguidores, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, anunció que el 23 de febrero ingresará ayuda humanitaria, desafiando la negativa del presidente Nicolás Maduro, en un pulso que colateralmente enfrenta a Estados Unidos y Rusia.

“La ayuda humanitaria va a entrar sí o sí a Venezuela, porque el usurpador va a tener que irse, sí o sí de Venezuela. No es la primera vez que Venezuela se va a librar de un tirano, esperemos sí que sea la última”, agregó el también jefe del Congreso de mayoría opositora.

Maduro niega que haya “emergencia humanitaria”, culpa de la falta de medicinas y comida a duras sanciones estadounidenses y rechaza la ayuda enviada por Washington por considerarla la puerta a una intervención militar.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) convocó a una sesión extraordinaria el viernes para analizar la crisis venezolana.

Erdogan extiende la mano a Nicolás Maduro

Ankara. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró que quiere desarrollar el comercio de oro con Venezuela, a pesar de las advertencias de Estados Unidos, que supervisa los intercambios comerciales entre Turquía y Venezuela.

“Tras nuestra visita a Venezuela, el vicepresidente (Nicolás) Maduro vino a nuestro país e hizo evaluaciones aquí”, declaró el jefe de Estado turco en un mitin en Corum, cerca de Ankara.

“Este vicepresidente elogió la industria de Corum, los éxitos de mis hermanos de Corum. Si Dios quiere, vamos a llevar a Corum a otro nivel en materia de comercio del oro”, añadió.

Erdogan no nombró al responsable venezolano al que hacía alusión, pero la agencia estatal Anadolu dio cuenta en enero de la visita a Turquía de Tareck El Aissami, vicepresidente del área económica de Venezuela y cercano colaborador de Maduro.

Según la prensa, Venezuela exportó a Turquía oro por valor de 900 millones de euros en el 2018, y a mediados de enero los dos países se pusieron de acuerdo para aumentar las exportaciones tras un acuerdo que prevé el refinamiento del oro venezolano en una fábrica de Corum.

Un alto responsable estadounidense afirmó entonces que Washington examinaba los intercambios comerciales entre Ankara y Caracas, en particular las exportaciones de oro desde Venezuela hacia Turquía, para determinar si estas violaban las sanciones estadounidenses impuestas al régimen de Nicolás Maduro.

“Examinamos la naturaleza de las actividades comerciales turco-venezolanas, y si constatamos una violación de nuestras sanciones, evidentemente actuaremos”, declaró el responsable en Ankara.

Erdogan y Maduro tienen buenas relaciones desde hace varios años. Maduro fue uno de los primeros dirigentes en el mundo en apoyar a Erdogan tras el intento de golpe de Estado en Turquía en julio del 2016. Ahora, al parecer, Erdogan le paga el favor.