La tormenta más feroz que sufre el Caribe en casi una década azotó el martes la península suroccidental de Haití, con vientos de 230 kilómetros por hora y fuertes marejadas que causaron la muerte de al menos una persona, además de daños en casas y edificaciones antes de seguir avanzando por el mar.

El ojo del violento huracán Matthew, de categoría 4, que avanza con ritmo lento, pasó por el extremo occidental de Haití, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), azotando pueblos costeros con fuertes ráfagas, lluvias torrenciales y grandes olas.

NOTICIA: Huracán Matthew amenaza a Haití y Cuba

La previsión es que el frente seguirá siendo poderoso mientras avanza hacia Cuba y las Bahamas. En partes del sureste de Florida entró en vigor una alerta de huracán, ya que los meteorólogos pronostican que Matthew podría alcanzar la zona en la tarde del jueves.

Un hombre murió por el impacto de la tormenta contra su casa en la playa en la ciudad de Port Salut, dijo el servicio de protección civil de Haití. El hombre estaba demasiado enfermo para trasladarse a un refugio, dijeron funcionarios.

Un pescador pereció en el mar mientras se acercaba la tormenta el fin de semana y otro estaba desaparecido. No hubo más información sobre otras posibles víctimas en el país más pobre de América.

Durante la noche, los haitianos que viven en chozas costeras vulnerables en la península de Tiburón buscaron frenéticamente cómo protegerse de Matthew. Varios distritos en el sur de Haití estaban inundados y las cosechas quedaron anegadas por el agua del océano y la lluvia.

Los pronósticos apuntan a que caerá hasta un metro de lluvia sobre colinas muy deforestadas propensas a inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra, lo que amenaza pueblos y barrios vulnerables de la capital Puerto Príncipe, donde cayeron fuertes precipitaciones durante la noche.

NOTICIA: Huracán Matthew se dirige a Jamaica, Haití y Cuba

El huracán golpea el país en un momento en que decenas de miles de personas siguen viviendo en frágiles tiendas de campaña y en viviendas improvisadas tras el terremoto de 2010 que acabó con la vida de más de 200,000 personas.

Más de 9,000 personas fueron alojadas en refugios en todo Haití, dijeron autoridades, mientras el ojo del huracán pasaba sobre la remota localidad pesquera de Los Ingleses.

"Tenemos rachas de viento golpeando toda la zona y la gente huyó a un refugio", dijo el alcalde de Los Ingleses, Jean-Claude Despierre. En la cercana población de Tiburón, el municipio dijo que muchas personas reacias a abandonar sus hogares también se refugiaron ante las fuertes olas.

Es probable que se produzcan peligrosas inundaciones y deslizamientos de tierra en el sur y noroeste de Haití, dijo el CNH, que espera que Matthew siga siendo un huracán de gran alcance hasta al menos la noche del miércoles.

Las bandas externas del ciclón alcanzaron la zona el lunes por la noche, lo que provocó un aumento del nivel del mar e inundaciones en decenas de casas en Los Ingleses, dijo su alcalde. En la ciudad de Los Cayos, en la costa sur, el viento sacudió los árboles y provocó cortes de luz.

Rumbo a Cuba

Matthew se encontraba a 60 kilómetros al norte de Haití y a 145 kilómetros al sur del extremo oriental de Cuba a las 15:00. Se movía hacia el norte a unos 17 kilómetros por hora, indicó el CNH.

NOTICIA: Huracán Matthew alcanza fuerza de categoría 4

El gobierno cubano suele realizar grandes esfuerzos para salvar vidas y propiedades ante el embate de tormentas, y las autoridades llevan días organizando equipos de voluntarios para trasladar a residentes a lugares seguros.

Se espera que el huracán llegue en la noche del martes a la provincia de Guantánamo, que alberga la polémica base naval y prisión militar estadounidense, así como una pequeña localidad cubana. La Marina de Estados Unidos ordenó la evacuación de 700 familiares del personal ante el avance de la tormenta.

El terreno montañoso de Guantánamo es el segundo mayor productor de café del país tras la cercana Santiago, por lo que la tormenta presenta una gran amenaza a la actual cosecha.

rarl