El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó a las fuerzas de la ley "disparar a matar" a las personas que violen los requisitos de la estricta cuarentena por la pandemia de COVID-19.

"No dudo. Mis órdenes son para la Policía y el Ejército. En caso de problemas o de una situación en que la gente se pelee y sus vidas estén en peligro, dispárenles a matar", señaló Duterte en un discurso televisado.

El presidente Duterte acusó a grupos izquierdistas de agitar el sentimiento público contra el gobierno durante la crisis COVID-19, tras advertir que no dudaría en ordenar a las autoridades que "los maten a tiros", citó la emisora ABS-CBN News.

El presidente hizo el comentario horas después de que las autoridades dispersaron una manifestación de protesta de un grupo de residentes de la ciudad de Quezon por violar la cuarentena de Luzon.

El jefe de la Policía Nacional de Filipinas, general Archie Gamboa, aseguró este jueves que los oficiales de policía no atenderían la orden del presidente y defendió el comentario simplemente como un "mensaje fuerte".

Las autoridades arrestaron a unos 20389 infractores de toque de queda cuando Luzón y otras áreas fueron puestas bajo cuarentena para contener la pandemia de COVID-19, dijo la policía el jueves.

Filipinas ha confirmado un total de 2,311 casos de coronavirus, con 96 muertes y 50 recuperaciones.

La pandemia de COVID-19 ha llevado al presidente Duterte a declarar un estado de emergencia de salud pública, estado de calamidad y estado de emergencia nacional.

erp