Damasco. Las fuerzas sirias mataron a 100 civiles y bombardearon Homs y un pueblo de Idled -según activistas- pese a una tregua solicitada por la Cruz Roja y a un llamado de la ONU pidiendo acceso ilimitado para las organizaciones humanitarias.

Las tropas sirias bombardearon Homs y Abdita, un pueblo de la provincia de Idled, tras disparar por la noche contra manifestantes en Damasco, con un saldo de a l menos 68 muertos, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

"El número de mártires caídos este día en la operación militar lanzada en Abdita asciende a 33", indicó el OSDH.

Además, entre las 100 víctimas mortales, 31 murieron en bombardeos contra el barrio rebelde de Bab Amr, en Homs.

Paralelamente, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) hizo un llamado urgente a las autoridades sirias y a las otras partes involucradas en la violencia a "observar pausas cotidianas de al menos dos horas" para permitir la entrega de ayuda humanitaria.

"La situación actual exige que se tome una decisión inmediata para que se pueda instaurar una pausa humanitaria en los combates", declaró Jakob Kellenberger, presidente del CICR, en un comunicado.

Según la organización, esta pausa debería durar por lo menos dos horas para que el personal del CICR y los voluntarios de la Media Luna Roja siria tengan suficiente tiempo para llevar la ayuda humanitaria y evacuar a los enfermos.

Desde el 11 de febrero, los equipos de la Media Luna Roja siria y del CICR lograron entrar a las ciudades de Homs, Bludan, AL Zabadani y Madaya (zona rural de Damasco) para llevar asistencia humanitaria a las personas más vulnerables.

El jefe del Ejército Libre de Siria (ELS), formado por militares disidentes, el coronel Riad al Asad, recibió favorablemente la iniciativa. El régimen del presidente Bashar al Asad, blanco de una contestación popular desde mediados de marzo de 2011, no ha reaccionado todavía.

La secretaria general adjunta de la ONU para los Asuntos Humanitarios, Valérie Amos, exhortó a "todas las partes a resistir a la violencia, a reconocer la importancia de la protección de los civiles y a dar acceso sin límites a las organizaciones humanitarias para que podamos ayudar a la gente que lo requiere de manera urgente".

Por su parte, el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal instancia de la oposición, trató de movilizar a la comunidad internacional para levantar "el asedio de Homs" y llevar ayuda humanitaria a los barrios atacados desde hace 18 días.

"En Homs y en otras zonas afectadas, familias enteras están bloqueadas en sus casas desde hace días, sin poder salir a comprar pan, víveres, agua, o acceder a atención médica", agregó.