Washington. La campaña del presidente Donald Trump está cortando vínculos con tres miembros del equipo de encuestas luego de que la semana pasada fueron filtradas cifras que lo ubican por detrás del exvicepresidente Joe Biden en varios estados, según varios funcionarios con conocimiento del tema.

Horas antes de que Trump lance su campaña para la reelección (mañana), la campaña marginó a Brett Lloyd, Mike Baselice y Adam Geller, manteniendo en el equipo a los encuestadores Tony Fabrizio y John McLaughlin.

Los funcionarios que compartieron la información con The Washington Post hablaron bajo condición de anonimato. La campaña de Trump declinó hacer comentarios al respecto, y fue la NBC la que informó por primera vez sobre los despidos en el área de encuestas.

Politico y The New York Times publicaron los resultados sobre una encuesta interna de 17 estados realizada por Fabrizio. El resultado mostraba a Trump perdiendo frente a Biden por dos dígitos en Wisconsin, Pennsylvania, Florida y Michigan, donde Trump apenas superó a Hillary Clinton en el 2016.

La encuesta también reveló derrotas de Trump en varios otros estados que fueron clave para su victoria en el 2016: Iowa, Carolina del Norte, Ohio y Georgia, mientras que mantiene una estrecha ventaja en Texas, el fuerte republicano.

Matar al mensajero

Frente a los medios, Trump inicialmente declaró que los resultados habían sido fabricados por los medios y “ni siquiera existen”. Pero el gerente de la campaña de Trump, Brad Parscale, confirmó más tarde que los resultados procedían de una encuesta realizada por la campaña en marzo, y el viernes ABC News publicó los resultados.

La estrategia de matar al mensajero de Trump en respuesta a los datos filtrados refleja su deseo de mostrar fortaleza en todo momento, incluso ante noticias poco favorables de su propia campaña.

También se sabe que en las últimas semanas han existido roces entre Jared Kushner y funcionarios del comité del partido.