Los gobiernos de Estados Unidos y México realizan deportaciones sistemáticas de niños migrantes, a menudo sin un análisis de las circunstancias individuales como lo marcan las leyes locales, obligándolos a volver a situaciones de peligro, denunció Amnistía Internacional (AI) en un informe revelado el viernes.

El organismo de derechos humanos reveló que uno de cada tres solicitantes de asilo de México y Centroamérica en Estados Unidos es menor de edad, y que de ese universo la mitad llega a la frontera sin compañía de familiares o personas adultas.

"Tras haber huido de una inseguridad que pone en peligro su propia vida, estos niños y niñas no acompañados se enfrentan a las expulsiones ilegales y devoluciones practicadas sistemáticamente por las autoridades estadounidenses y mexicanas (...) Los obligan a volver al peligro", dijo AI en su informe.

Cada año, miles de migrantes huyen principalmente de El Salvador, Guatemala y Honduras, afectados por la violencia y pobreza, con la intención de internarse en Estados Unidos y reencontrarse con sus familiares.

La organización no gubernamental emitió un listado de recomendaciones a autoridades de ambos países, entre ellas, que reconozcan públicamente que "los niños y niñas migrantes no acompañados tienen derecho a solicitar y recibir asilo frente a la persecución y las violaciones de derechos humanos".

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se reunió con la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, a inicios de la semana en la capital del país latinoamericano, y acordaron cooperar para frenar la migración indocumentada desde Centroamérica.

rrg