Con la orden girada por el presidente estadounidense Donald Trump para endurecer las reglas para otorgar asilo a migrantes, Estados Unidos está evadiendo su responsabilidad, afirmó la organización Human Rights Watch (HRW).

“La nueva regla de la administración de Trump muestra un impresionante desprecio por las obligaciones de Estados Unidos hacia los solicitantes de asilo”, indicó el director de derechos de refugiados de HRW, Bill Frelick. 

Mediante un comunicado, Frelick añadió que con la aplicación de la nueva medida también se “deja a los solicitantes de asilo en otros países sin ninguna garantía de que obtendrán una audiencia justa”.

Este lunes 15 de julio los departamentos de Justicia y Seguridad de la Unión Americana, en conjunto,  anunciaron nuevas restricciones para la elegibilidad de los solicitantes de asilo; órdenes giradas desde la Casa Blanca y que entrarán en funciones a partir de mañana 16 de julio.

 

La medida, según indica el comunicado emitido por las dependencias del vecino del norte, será aplicable para los solicitantes de asilo que hayan intentado ingresar a Estados Unidos a través de la frontera sur, es decir, por México. 

“La regla de asilo de terceros países establece un nuevo motivo para la inelegibilidad para el asilo que esencialmente elimina la palabra seguro de la disposición de tercer país seguro que ya existe en la legislación de Estados Unidos”, indicó Human Rights Watch.

Entre las razones dadas para la aplicación de la nueva restricción está que con la nueva regla los procedimientos de solicitudes de asilo se dotarán de mayor “integridad”.

En este sentido, el director del área de refugiados de HRW manifestó que “Estados Unidos puede llevar a cabo audiencias de asilo de manera eficiente y justa y no deberían asumir esta responsabilidad en países con mucha menos capacidad.

“Esta política parece estar motivada por la opinión despectiva de la administración de los solicitantes de asilo en lugar de una verdadera necesidad”.

Y es que, en el comunicado emitido por la nueva restricción impuesta, el titular interino del Departamento de Seguridad, Kevin K. McAleenan, afirmó que con la medida se reducirá la carga de trabajo para las autoridades estadounidenses provocado —dijo— por “los solicitantes de asilo que no buscaron protección urgente en el primer país disponible, los migrantes económicos que carecen de un temor legítimo de persecución y las organizaciones criminales transnacionales, traficantes y contrabandistas que explotan nuestro sistema para obtener ganancias”.