Londres. Piratas informáticos apoyados por el Estado ruso están intentando robar la investigación sobre la vacuna y tratamientos para el Covid-19 a instituciones académicas y farmacéuticas de todo el mundo, dijo el Centro Nacional de Ciberseguridad de Reino Unido (NCSC, por su sigla en inglés).

“Basándonos en un análisis completo, el gobierno concluyó que es prácticamente seguro que actores rusos quisieron interferir en las elecciones del 2019 difundiendo en internet documentos gubernamentales obtenidos de manera ilegal”, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, en una declaración escrita enviada al parlamento.

Un comunicado coordinado de Reino Unido, Estados Unidos y Canadá atribuyó los ataques al grupo APT29, también conocido como “Cozy Bear”, que dicen es casi seguro que está operando como parte de los servicios de inteligencia rusos.

Aunque las acusaciones no están dirigidas directamente contra el Kremlin, empañan las ya frágiles relaciones entre Reino Unido y Rusia, especialmente después de que el gobierno británico atribuyera a Moscú el envenenamiento del exagente ruso Sergéi Skripal, en la ciudad inglesa de Salisbury.

“Condenamos estos despreciables ataques contra quienes realizan un trabajo vital para combatir la pandemia del coronavirus”, aseveró el director de operaciones del NCSC, Paul Chichester.

El NCSC detalló en un comunicado que los ataques del grupo están en curso y utilizan una variedad de herramientas y técnicas, incluidos el “spear-phishing” y malware.

“APT29 posiblemente continuará atacando a organizaciones involucradas en la investigación y desarrollo de la vacuna para Covid-19, ya que buscan responder preguntas adicionales de inteligencias relativas a la pandemia”, puntualizó el NCSC.

Adicionalmente, Reino Unido dijo que Rusia intentó interferir en las elecciones generales de 2019 mediante la adquisición ilícita de documentos sensibles relacionados con un acuerdo de libre comercio previsto con Estados Unidos y su filtración en redes sociales.

“Es casi seguro que actores rusos trataron de interferir en las elecciones generales del 2019 a través de la amplificación en línea de documentos gubernamentales adquiridos ilícitamente y filtrados”, indicó el secretario de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab.

Rusia lo niega

El Kremlin negó el jueves cualquier interferencia en las elecciones británicas del 2019 y cualquier intento de robar la investigación en curso sobre una vacuna contra el nuevo coronavirus, después de las acusaciones británicas en este sentido.

“No tenemos información sobre quién ha podido piratear empresas farmacéuticas o centros de investigación en Gran Bretaña. Rechazamos estas acusaciones, al igual que las nuevas acusaciones infundadas de injerencia en las elecciones del 2019”, dijo Dmitri Peskov, portavoz de la presidencia rusa, citado por la agencia de prensa estatal Tass.