La canciller saliente de Alemania, Angela Merkel, instó este sábado a sus compatriotas a vacunarse contra el Covid-19 para ayudar a cambiar el rumbo de una cuarta ola de casos que, según dijo, se han vuelto "dramáticos" en algunas partes del país.

"Estamos en una situación muy grave. En algunas partes del país solo se puede describir como dramática: unidades de cuidados intensivos saturadas, personas gravemente enfermas que tienen que ser trasladadas en avión a través de Alemania para recibir la atención que necesitan", afirmó.

"Es por eso que les pido de nuevo con urgencia que se tomen en serio el malvado virus", dijo Merkel en el último de los más de 660 "podcasts" que ha grabado durante su estancia en el cargo, antes de entregárselo al socialdemócrata Olaf Scholz la próxima semana.

Vacúnese usted mismo. No importa si es una primera inyección o un refuerzo. Todas las vacunas ayudan", agregó.

Las autoridades germanas acordaron el jueves prohibir que las personas no vacunadas accedan a todos los negocios, menos los más esenciales, como tiendas de comestibles, farmacias y panaderías, y también decidieron intentar que la vacunación sea obligatoria.

Alemania registró 64,510 nuevas infecciones por Covid-19 este sábado y otras 378 muertes, lo que eleva el número total de fallecidos a 102,946.

El aumento de casos de coronavirus en los últimos meses ha sido especialmente pronunciado en el antiguo este comunista, donde las tasas de vacunación son más bajas y el apoyo es fuerte al partido de extrema derecha Alternativa para Alemania, que se ha opuesto a los confinamientos.

La policía disolvió una protesta no autorizada de opositores a las restricciones del coronavirus a última hora del viernes frente a la casa de Petra Koepping, la ministra de Salud del estado oriental de Sajonia, que actualmente tiene la tasa más alta de casos nuevos.